"La Ventana de la Aparición es un talismán para Caravaca"

Licenciado en Historia Medieval

Pablo Alonso con un ejemplar del libro en la cafetería del Hotel Siete Coronas de Murcia. JFROBLES
Entrevista con Pablo Alonso Bermejo

¿Cómo surge este interés por descifrar el mensaje de la Ventana de Caravaca?

Todo enigma tiene un interés en sí mismo, cuando vemos algo, como esta ventana, y nos dicen que es un misterio que nadie ha lograr descifrar lo que significan los signos que la rodean, surge la necesidad de averiguar de qué se trata, cualquiera quiere saber, todos quienes llegan hasta la Ventana preguntan lo mismo, desean conocer el mensaje y se preguntan porqué no se ha logrado descifrar. La curiosidad es inherente a la condición humana, te dediques o no a la investigación. Yo visité Caravaca cuando hacía poco que había acabo la Licenciatura en Historia Medieval y me sorprende porque lenguas muy complejas habían sido traducidas y no me podía creer que hubiese algo que no se pudiese traducir; como también me sorprendió que no se conociese en la Universidad, no sólo en la de Málaga, donde yo había estudiado, sino en Murcia. No sólo era un enigma el mensaje, sino la propia ventana que tampoco se conocía.

¿Cuál ha sido la clave definitiva para lograr la traducción de los signos que rodean la ventana?

Ya sabíamos que los signos grabados habían sido tomados de distintos alfabetos, entre los que sobresalen diversos tipos de Siríaco, Griego y Latín; la investigación ha permitido identificar otros signos en la llamada "Cifra General", un código para uso militar y diplomático al servicio del Rey Felipe II, cuyo original puede encontrarse hoy en el Archivo de Simancas. La clave definitiva que ha permitido la primera traducción es un juego matemático: el 'Juego de Josefo', un aristócrata judío que logra salvar su vida durante la conquista de la ciudad de Jotapata cuando se encontraba con otros 40 compañeros en el interior de una cueva. La aplicación de este juego a los signos que rodean la ventana ha permitido una reordenación de los mismos que ha facilitado su traducción: «Quien fue, quien es y quien ha de venir: S. Miguel, el Juicio. Y adorarán a los cuatro vivientes. A Jesús, la Madre y el Espíritu Santo, en unión con Dios». Se trata de diversos fragmentos escogidos del Apocalipsis de San Juan, junto a una clara referencia a las Tres Personas de la Santísima Trinidad


¿Cómo se aplica este juego a los signos?

Josefo propone a sus compañeros el juego y establece las normas; todos se ponen en círculo y establece un orden para que unos vayan sacrificando a otros. Los primeros en morir son los colocados en los múltiplos del 3; tras retirar los muertos, se vuelven a numerar y se repite el mismo orden, es decir mueren los que tras la reordenación ocupan el lugar de los múltiplos de 3. Y así sucesivamente. El primero de los ejecutados nos señala el primero de los signos que debemos leer; el segundo, el segundo signo, y así hasta el final. Todo el proceso está recogido en la publicación sobre la Ventana de Caravaca de la Cruz donde se recoge tanto la demostración de los pasos intermedios para llegar a la traducción como la resolución del enigma.

¿Cómo se salva Josefo?

Lo que hizo Yossef fue calcular donde debía situarse desde la primera ronda para que, al girar la rueda de víctimas y homicidas, él quedara en último lugar. Acertó. El lugar de salvación era el 31 de los 41 posibles. Los dos últimos supervivientes acordaron entregarse a los romanos.

¿Por qué resulta tan complicado descifrar el significado del mensaje de la ventana?

La ventana de la Aparición es un talismán de protección para Caravaca y como tal su mensaje está oculto; además fue creado en el siglo XVI, cuando se creía en estas cosas y por eso no podía desvelar su secreto. Como ocurre, por ejemplo, con la medalla de San Benito, Patrono de Europa, que pudo servir de ejemplo, ya que es muy similar.
Cuando empecé a investigar partíamos de la leyenda original que relata que el milagro de la Aparición tuvo lugar en el siglo XIII, en el palacio del rey moro, por tanto en las primeras hipótesis nos preguntábamos qué pasaría si las letras y la ventana eran de origen musulmán, pero sin descartar que pudiesen ser de origen cristiano o judío. En una primera etapa encuentro esquemas similares en el siglo XIV y viajo a una biblioteca en Estambul para consultar documentos sobre esas coincidencias iniciales; los primeros estudios me permiten concluir que la mayor parte de los signos son siríacos, que utilizaban los árabes de Siria.
Después, cuando tengo la suerte de identificar otros signos recogidos en la "Cifra General" de Felipe II, me planteo otra hipótesis: ¿y si esto fuese del siglo XVI?, entonces busco juegos matemáticos de 41 o 42 elementos, por estos los signos de la ventana y los voy aplicando, hasta que encuentro uno que tiene sentido. Es un juego renacentista, un mensaje en honor a la Santísima Trinidad y escatológico, por sus menciones al Apocalipsis de San Juan.
Por otra parte, la primera referencia escrita sobre la ventana es en la obra de Robles Corbalán (1615), donde se da noticia detallada de la existencia de la ventana.

Pablo Alonso llega a afirmar en esta última publicación que la autoría intelectual, al menos, de la Ventana de la Aparición, se debe a Don Diego Hurtado de Mendoza, matemático, lingüista, poeta, diplomático y militar que vivió en el siglo XVI.