https://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/externo-soydecaravaca-desktop.jpg

Y 'Bulería' arrancó como ninguno en los Caballos del Vino

Carrera de la peña Calimocho./Nacho García / AGM
Carrera de la peña Calimocho. / Nacho García / AGM

La peña Calimocho gana la carrera de los Caballos del Vino con 8 segundos y 178 milésimas

JUAN F. ROBLES

La peña Calimocho, con su caballo 'Bulería', logró este jueves el primer puesto en la carrera de los Caballos del Vino, con una marca de 8 segundos y 178 milésimas. Los caballistas de esta formación, que salió en el puesto número 57, inscribieron el nombre de su peña en el palmarés del evento más grande de Caravaca de la Cruz. En segundo lugar quedó la peña Panterry, con una marca de 8,330; el tercero fue Flecha Roja, con 8,351; el cuarto puesto fue para Campanazo, con 8,441; mientras que en quinto lugar quedó Rebelde, con 8,601 segundos.

Carrera de los Caballos del Vino

8,178
Peña Calimocho, con la yegua Bulería
8,330
Peña Panterry, con el caballo Nadador
8,351
Peña Flecha Roja, con el caballo Everest del Val
8,441
Peña Campanazo, con el caballo Yucalcary
8,601
Peña Rebelde, con el caballo Franco
8,694
Peña La Pastora, con el caballo Joker
8,758
Peña Jabato, con el caballo Descarado
8,814
Peña Azahara, con el caballo Purito
8,845
Peña Exigente, con el caballo Cantajuegos
9,009
Peña Triunfador, con el caballo Moñas

Un total de 60 peñas caballistas participaron en el evento, convirtiendo un año más la cuesta del Castillo en el foco de atención para miles de personas. En el concurso de enjaezamiento, la peña ganadora fue Terry, mientras que en segundo y tercer puesto quedaron Ambicioso y Caprichoso. Terry consiguió este jueves su décimo premio del concurso, siendo la formación con más distinciones.

Las campanas de la iglesia parroquial de El Salvador fueron las más madrugadoras en Caravaca. A las cuatro de la madrugada se voltearon por primera vez. Fue entonces cuando las peñas caballistas empezaron a preparar sus equinos y las piezas de enjaezamiento, que más tarde colocaron de forma estudiada y meticulosa para poder participar en el festejo de los Caballos del Vino. La jornada fue avanzando poco a poco. Y la historia, la pasión, la belleza y el coraje se adueñaron de todos los rincones de la ciudad de la Vera Cruz.

Tres horas más tarde, las campanas volvían a tañer a la misma vez, cuando miles de cohetes se estrellaron sobre el cielo de la basílica de la Vera Cruz anunciando que el gran día había llegado. La ciudad abrió de nuevo sus puertas de par en par para recibir a miles de visitantes, que se dieron cita junto a muchos caravaqueños para participar intensamente de todas las actividades de la jornada. A las ocho de la mañana, las calles principales de la localidad eran ya un hervidero de caravaqueños y turistas, que aprovechaban para prepararse con el único objetivo de participar en los rituales que recrean la historia medieval de la ciudad. Fieles a su cita, como todos los años, la peña El Café de Benidorm repartía, en las inmediaciones de El Salvador, tortas y café con anís, para quien así lo quisiera.

Por la cuesta de la Simona

Entre el público se encontraba la comitiva oficial con la Hermana Mayor, Mari Carmen López, y el alcalde, José Moreno. Minutos más tarde, se dirigieron hacia el Monasterio de Santa Clara, en la calle de Las Monjas, para recoger de manos de la priora de Las Clarisas la bandeja de flores. Elisa salió del monasterio portando la bandeja; junto al alcalde, se dirigieron por la calle Mayor hacia el Templete, donde se celebró la Misa de Aparición, que fue oficiada por el párroco de La Concepción, Juan Alfonso Breis, y concelebrada por varios sacerdotes.

La bandeja de flores estuvo presente en el interior del Templete durante la celebración. Allí se dieron cita los Reyes Moros, José María López y Carmen López; los Reyes Cristianos, Rubén Alonso Bermúdez y Carolaine Morales; la Amazona Mayor, Carmen María Jorquera; y la Favorita Almorávide, Victoria Cava. Todos ellos estuvieron acompañados por la Sultana Infantil, los Infantes de Castilla y la Amazona Infantil.

Resultados del enjaezamiento

1
Peña Terry
2
Peña Ambicioso
3
Peña Caprichoso
4
Peña Al-Bino
5
Peña Universo
6
Peña Pura Sangre
7
Peña Sangrino
8
Peña Júpiter
9
Peña Luminoso
10
Peña Campeón
Suben al primer bloque
Peña Espartaco y Peña Cartujano
Suben al segundo bloque
Peña Bavieka y Peña Mudacid

Al finalizar la eucaristía, arrancó el pasacalles de los Caballos del Vino por la cuesta de la Simona. Los caballistas probaron las posibilidades de sus equinos, a la espera de la carrera definitiva en la cuesta del Castillo. Mientras las peñas realizaban su recorrido, los grupos cristianos y las kábilas moras iniciaron un pasacalles por la calle Mayor, en dirección a la plaza del Arco, para regresar al Templete, desde donde saldrían de nuevo hacia la Basílica.

Tras ellos, las autoridades se dirigieron hasta la antigua iglesia de San José, en el convento de Las Carmelitas, donde se procedió a recoger la bandeja de flores que la Hermana Mayor llevó hasta la Esquina de la Muerte para entregarla al alcalde, quien la llevaría hasta el interior de la Basílica Santuario, donde tuvo lugar la bendición del vino y de las flores por parte del rector del templo, el sacerdote Emilio Sánchez.

Antes de la bendición, Moreno pronunció unas palabras de agradecimiento por tener la posibilidad de realizar la ofrenda en nombre de todo el pueblo. Pidió «prosperidad para todos a la Vera Cruz y solidaridad con quien la necesita». El Caballo Histórico subió los pellejos con el vino, que una vez ofrecido a la Vera Cruz fue bendecido con la Sagrada Reliquia y que después sirvió para bendecir las flores depositadas en el altar, ubicado en el centro del templo.

Mientras que en el interior de la Basílica tenía lugar el ritual del baño y la bendición, se inició en el último tramo de la cuesta del Castillo la Carrera de los Caballos del Vino. El público lo pasó en grande con una carrera apasionante, en la que cada año ponen todas sus fuerzas las peñas que participan en este evento.