https://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/externo-soydecaravaca-desktop.jpg

Arrancan el cajero de un banco de Archivel con una grúa y se lo llevan en un camión

El cajero abandonado en el campo. / LA VERDAD

Una banda de ladrones protagoniza un espectacular asalto a una sucursal de la pedanía caravaqueña

RAÚL HERNÁNDEZ y D. SILVENTE

No fue un robo de guante blanco. Más bien, de brocha gorda, pero efectivo. La banda, integrada por al menos cuatro personas, no se preocupó por elaborar un plan limpio, discreto y sigiloso para llevarse el dinero del interior del cajero automático de una sucursal de Bankia ubicada en la Gran Vía de la pedanía caravaqueña de Archivel.

Los ladrones cargan el cajero de la sucursal en el camión.
Los ladrones cargan el cajero de la sucursal en el camión. / La Verdad

El asalto fue más burdo y ruidoso. Directamente, arrancaron de cuajo el cajero de la pared con la ayuda de la pluma de una grúa, lo subieron a un camión y se marcharon escoltados por dos vehículos de alta gama que hacían labores de vigilancia. El escándalo que montaron alertó a numerosos testigos que desde los balcones de los edificios más cercanos observaron y grabaron con sus móviles la extravagante escena. Pero esto lo tenían previsto, por eso taparon las matrículas de los coches.

El asalto se produjo a las 2.30 horas del viernes, cuando saltó la alarma de la oficina que alertó a los vigilantes de la empresa privada de seguridad. Los trabajadores llamaron a la Guardia Civil, pero cuando llegaron los agentes solo encontraron un tremendo boquete en la pared de la sucursal. Minutos antes de ese momento, un matrimonio de origen rumano se despertó sobresaltado por el tremendo estruendo de la calle. Cuando se asomaron al balcón vieron a dos hombres armados con mazos y destrozando las puertas de cristal blindado de la entidad bancaria. A continuación, la pluma de una grúa, que los ladrones habían robado esa misma noche en la empresa de construcción Grupo J. Pedrizo en la localidad de Barranda, arrancó el cajero automático de la pared y lo subió a un camión, también sustraído ese día. En el transcurso de la operación, dos coches de gran cilindrada situados cada uno en cada extremo de la calle, vigilaban y cubrían ambas entradas a la vía. Con el botín en su poder, los atracadores emprendieron la huida. En el trayecto, la banda logró apoderarse de una cantidad de dinero indeterminada destripando el cajero automático, del que deshicieron en un descampado de una zona montañosa, junto al camión y a la grúa sustraída que fueron localizados poco después. Presumiblemente, todos los integrantes de la banda continuaron la fuga en los vehículos escoltas.

Así quedó la oficina asaltada.
Así quedó la oficina asaltada. / La Verdad

Segundo caso en seis meses

El suceso causó gran conmoción en la población de Archivel. Sus vecinos denuncian que es la segunda vez en seis meses que se produce un hecho de estas características. El pasado 1 de diciembre de 2018, otro cajero de la entidad bancaria Cajamar, situada en la misma calle, fue asaltado durante la madrugada por cuatro personas encapuchadas. En esa ocasión, forzaron la puerta de acceso a la entidad e inutilizaron la alarma. Una vez dentro, partieron en dos el cajero automático con una radial, se llevaron el dinero y huyeron.

Los habitantes de la localidad recuerdan que el cuartel de la Guardia Civil abre solo dos días a la semana, martes y jueves, en horario de mañana. Esto es algo que, según explican, saben los delincuentes, y planifican sus asaltos cuando no hay dotaciones de agentes en la localidad. Por este motivo, han anunciado que van a convocar una concentración para pedir que el acuartelamiento abra todos los días de la semana.