https://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/externo-soydecaravaca-desktop.jpg

La procesión alrededor de la muralla del castillo cierra la fiesta de la Exaltación

El obispo, bajo palio, durante la procesión en la explanada del castillo. / juan f. robles
El obispo, bajo palio, durante la procesión en la explanada del castillo. / juan f. robles

JUAN F. ROBLES

La Ciudad de la Cruz vivió el pasado sábado una jornada muy especial. Desde primera hora de la mañana, las campanas de todas las espadañas sonaron para recordar a los vecinos la celebración de la Exaltación. Durante la semana pasada se realizaron las actividades programadas con motivo de esa festividad, en las que ha destacado la misa para enfermos y el solemne quinario que se cerró ayer con la presencia del obispo de la Diócesis. La procesión alrededor de la muralla del castillo marcó el final de festividad de la Exaltación, que tuvo un recuerdo especial por la situación excepcional que vive la Región a consecuencia de gota fría. El obispo de la Diócesis, José Manuel Lorca Planes, que presidió la eucaristía, tuvo palabras de consuelo para las familias que están sufriendo. La tradicional procesión alrededor de las murallas terminó con la bendición de la ciudad y sus campos desde las almenas de la emblemática fortaleza.