https://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/externo-soydecaravaca-desktop.jpg

Los infantiles apuntan maneras en Caravaca

Los miembros de una peña infantil desfilan con su poni por la Gran Vía, ayer por la mañana. / JUAN F. ROBLES
Los miembros de una peña infantil desfilan con su poni por la Gran Vía, ayer por la mañana. / JUAN F. ROBLES

La peña Mini Insolente gana la carrera de los ponis con una marca de 12 segundos y 38 milésimas

JUAN F. ROBLES

La inocencia y la alegría desfilaron en la mañana de ayer por la Gran Vía. La cantera de la fiesta tomó la principal arteria de la localidad para brillar con luz propia durante el Desfile Infantil. La misa abrió las celebraciones del Día de la Cruz por la mañana, que culminaron por la tarde noche con la Procesión del Baño, el Parlamento entre el Rey Cristiano y el Sultán, el Simulacro de Combate y la Bendición de las Aguas, actividades que surgieron a través de los casi ocho siglos de presencia de la Sagrada Reliquia de la Vera Cruz y que se han convertido en su seña de identidad.

La eucaristía tuvo lugar a las diez de la mañana en la parroquia de El Salvador y estuvo presidida por el obispo de la diócesis, monseñor José Manuel Lorca Planes. El coro parroquial de El Salvador intervino durante la misa, en la que también participaron varios componentes de la compañía de Armaos de la Vera Cruz, la guardia de honor que acompaña a la Sagrada Reliquia en sus salidas de la basílica.

Tras finalizar la eucaristía dio inicio el Desfile Infantil. La Gran Vía, principal arteria de la localidad, se inundó de pequeños festeros que, emulando a sus mayores, desfilaron mostrando su vestuario medieval. Los Infantes de Castilla, José Antonio Martínez-Iglesias y María Victoria Blanc, ya contaban con la experiencia del año pasado. Para la Sultana Infantil, Maravillas Álvarez, y para la Amazona Infantil, María Marín, el de ayer fue su primer desfile a caballo representando a los más pequeños de sus respectivos bandos.

Una veintena de ponis, acompañados de pequeños caballistas, desfilaron por la Gran Vía para dirigirse más tarde hasta la Cuesta del Castillo, donde participaron en una carrera de similares características a la que el día anterior hicieron sus mayores. El ganador fue el poni de la peña Mini Insolente, con un tiempo de 12 segundos y 38 milésimas, seguido por Mini Dulcinea, con 12 segundos y 79 milésimas. En tercer lugar quedó la peña Mini Azahara, con 12 segundos y 82 milésimas.

Baño de la Cruz

Por la tarde, se volvió a realizar el Baño de la Cruz, ritual que se viene celebrando desde 1384 y que es el origen de las fiestas de mayo. Por las calles del casco antiguo, moros y cristianos se dirigieron hacia el Templete, cuando el Carro Triunfal llegó a lo más alto de la Cuesta de la Cruz. El Rey Cristiano, Rubén Alonso Bermúdez, y el Sultán Moro, José Manuel López, protagonizaron el Parlamento, acompañados ambos por la Reina Cristiana, Carolain Morales, y la Sultana, Carmen López. La falta de entendimiento les llevó a la contienda de los dos ejércitos, que dio paso al ritual de la Bendición de las Aguas. Hoy, a las 19.30 horas, se celebrará el tradicional Gran Desfile de Moros y Cristianos por la Gran Vía. El público llenará las tribunas de la arteria principal y aplaudirá a las kábilas moras y a los grupos cristianos en la gran recreación del pasado medieval de la Ciudad de la Cruz.