https://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/externo-soydecaravaca-desktop.jpg

Los Caballos del Vino se repartirán en dos ubicaciones la mañana de la carrera

La amazona infantil María Marín saluda durante el sorteo, ayer. / J. F. R.
La amazona infantil María Marín saluda durante el sorteo, ayer. / J. F. R.

La peña Campanazo correrá la primera e Insolente, la última; el rival a batir es Aspirante, ganadora el pasado año

JUAN F. ROBLES

El sorteo que tiene lugar cada año, tras la misa ofrenda del Bando de los Caballos del Vino a la Vera Cruz, se inició con una novedad: determinar los espacios en los que se ubicarán las sesenta peñas caballistas durante la mañana del 2 de Mayo. Dos de los bloques, el primero y el tercero, se concentrarán en el Templete y las calles adyacentes; mientras que el segundo y el cuarto lo harán en la Gran Vía.

Esta decisión de sortear los espacios, además del orden de la carrera, fue adoptada en una de las asambleas caballistas y se pretende así dar más visibilidad a los Caballos del Vino para que puedan ser contemplados tanto por los visitantes como por los propios caravaqueños durante el tiempo en que los grupos de moros y cristianos recorren el casco antiguo y se dirigen hacia el castillo.

La peña caballista Campanazo, que el año pasado logró entrar en décima posición con un tiempo de 8 segundos 550 milésimas, abrirá este año la carrera de los Caballos del Vino mientras que la última en subir la cuesta será la peña Insolente, que realizó un tiempo de 10 segundos y 415 milésimas. El sorteo despierta siempre el interés por saber el orden en que correrán las peñas que optan al primer premio en el concurso de carrera. El rival a batir, Aspirante, la ganadora del año pasado.

Grupos cristianos

Las peñas caballistas recogieron a primera hora de la mañana el testigo festero de mano de los grupos cristianos. Las Amazonas, Carmen María Jorquera y María Marín; el Caballista del Año, Pedro López, y el presidente, Francisco Javier Gallego, encabezaron el cortejo hasta la parroquia de El Salvador, donde aguardaban las autoridades. En el interior esperaba la imagen de Santa Elena engalanada para la ocasión; los caballistas portaron en andas la imagen para dirigirse hacia la ermita construida en su honor junto al Hoyo.