Un 'pirata' entre los almendros

La Guardia Civil destapa un vivero en Caravaca en el que cultivaban una variedad de árbol sujeta al pago de un canon, sin abonar nada

Un agente del Seprona comprueba los almendros en el vivero. GC

Estas pesquisas, según precisaron fuentes del Cuerpo, se iniciaron el pasado septiembre. Efectivos del servicio de Sanidad Vegetal, integrado en la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente, tras una serie de actuaciones, informaron de la existencia de un vivero que intentaba declarar la producción de una variedad de almendro protegida y registrada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Un análisis de ADN

Agentes del Seprona comenzaron entonces a ahondar en los hechos. Tomaron gran cantidad de muestras de materia vegetal en el propio vivero para la comprobación, mediante el ADN, de las variedades existentes. Estas se remitieron al Centro de Investigación de Agrigenómica para su análisis. El resultado constató la existencia de dos variedades de almendro que ya se encuentran protegidas. Se trata de las denominadas 'Antoñeta' -de ahí el nombre de la operación- y 'Marta', cuyo titular, el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Seguro (Cebas) -adscrito al CSIC-, ya había inscrito en la Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales. Una vez verificada la posesión y multiplicación de variedad vegetal protegida sin las correspondientes autorizaciones, la Guardia Civil instruyó diligencias que fueron puestas a disposición de un juzgado de Caravaca de la Cruz.