Una discusión por dinero pudo ser el detonante del doble crimen de Caravaca

La Guardia Civil detiene al carpintero Juan A., acusado de matar a tiros a la pareja, con la que se había cruzado denuncias

El cuerpo sin vida de Encarna, quedó junto a los vehículos en la entrada de la casa. JFR

La Guardia Civil apenas tardó unas horas en poner rostro al presunto autor de la muerte a tiros del pastor José Navarrete, de 52 años, y de su novia, Encarna T., de 48 años y natural de la localidad almeriense de Vélez Rubio. Según informaron fuentes ligadas a la investigación, el supuesto homicida es Juan A. A., un vecino de la localidad, de 42 años, conocido como 'El Orejas'. El fallecido mantenía desde hacía semanas un enfrentamiento con el ahora arrestado, carpintero de profesión, que ya era vox populi.

Billetes ocultos en un saco

Al parecer, las rencillas entre ambos guardaban relación, tal y como ya avanzó 'La Verdad', con una venta de ganado que el pastor había realizado en las últimas semanas y con un dinero de ese negocio -unos 2.000 euros- que, al parecer, José Navarrete guardaba en un saco y que había desaparecido de su finca. Un supuesto robo del que culpaba a Juan A., con el que, al parecer, mantenía una relación y que acudía regularmente a su casa. Al parecer, según pudo saber este diario, la víctima había expresado su malestar a algunos conocidos por la supuesta deuda que Juan A. mantenía con él. Según informaron fuentes cercanas al caso, el enfrentamiento entre ambos había llegado al extremo de que, hace unos diez días, se cruzasen denuncias antes la Guardia Civil por supuestas amenazas. Una pista de la que la Policía Judicial del Instituto Armado no dudó en tirar.

Fue un conocido de la pareja el que encontró los cuerpos sin vida del pastor y su novia, pasadas las cuatro de la tarde del sábado, en su vivienda del conocido como paraje Rincón de Guitarra, muy cerca del centro hípico, en el Camino Viejo de Calasparra. Aunque el hallazgo se produjo a primera hora de la tarde no se descarta que el crimen se produjese de madrugada.

José Navarrete, conocido en la localidad como 'El Parrier' y natural de Archivel, y su pareja vivían en esa finca, junto a una nave repleta de ovejas. Navarrete había aprendido la profesión de pastor en su infancia y actualmente se ganaba la vida en este sector, que, por tradición familiar, era también conocido por el ahora arrestado.

Según informaron fuentes cercanas al caso, cada uno de ellos presentaba dos disparos. El cuerpo de José fue hallado algo más cerca de la entrada de la vivienda, mientras que el de su pareja fue encontrado a unos diez metros, tendido bocabajo, junto a su coche. Al parecer, de acuerdo a la posición de los cuerpos, la mujer pudo ser abatida cuando trataba de escapar.

La Policía Judicial comenzó rápidamente a indagar en el entorno del fallecido y tropezó con las denuncias que este se había cruzado con su conocido Juan A. El arresto de este se produjo pocas horas después, en torno a las 20 horas, en una zona de Caravaca, conocida como Ciudad Jardín. Juan A. se encontraba allí, al parecer, ayudando a un sobrino suyo con el montaje de un puesto ambulante de venta de comida, dado que la localidad celebraba esa jornada en las calles el popular Día del Moro. Horas antes el supuesto homicida había estado comiendo con amigos.

Los agentes se acercaron a esa zona y trasladaron al presunto homicida -con antecedentes por violencia de género- hasta el cuartel de Caravaca, donde permanecerá previsiblemente hasta mañana, cuando está previsto que preste declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Caravaca. El Instituto Armado continúa indagando quién pudo facilitar un arma al ahora detenido y la operación continúa abierta.

 «No hizo ni la mili porque no le gustaban las armas»

La familia de Juan A. A., el detenido por el doble crimen de Caravaca, no acertaba ayer a entender lo ocurrido. En su vivienda, una planta baja cercana al castillo de la localidad, su madre, Irene, y el resto de allegados al sospechoso reconocían la existencia de «una rencilla» entre Juan y el pastor asesinado, José Navarrete, aunque aseguraban no tener muchos detalles. «Él llevaba su vida», remarcaron los parientes, que defendieron, no obstante, que Juan «no es una persona problemática de pelearse con la gente».

Además, hicieron hincapié en que el arrestado no tenía contactos con armas y que alguien debió facilitársela. «Él no hizo ni la mili porque no le gustaban las armas», remarcaron.

El presunto autor del doble crimen ha desempeñado diversas profesiones durante su vida -algunas ligadas a la hostelería-, pero actualmente se ganaba la vida como carpintero en la localidad de Santiago de la Espada (Jaén), donde, al parecer, contaba con una vivienda. Está divorciado desde hacía unos años y al parecer había rehecho su vida junto a otra persona. Tiene un hijo de 10 años que, según explicó su madre, iba a recoger la próxima semana para llevarlo a la localidad para disfrutar de las fiestas. Mañana deberá explicar al juez su supuesta implicación en el doble crimen.

�������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������tactos con armas y que alguien debió facilitársela. «Él no hizo ni la mili porque no le gustaban las armas», remarcaron.

El presunto autor del doble crimen ha desempeñado diversas profesiones durante su vida -algunas ligadas a la hostelería-, pero actualmente se ganaba la vida como carpintero en la localidad de Santiago de la Espada (Jaén), donde, al parecer, contaba con una vivienda. Está divorciado desde hacía unos años y al parecer había rehecho su vida junto a otra persona. Tiene un hijo de 10 años que, según explicó su madre, iba a recoger la próxima semana para llevarlo a la localidad para disfrutar de las fiestas. Mañana deberá explicar al juez su supuesta implicación en el doble crimen.