Datos históricos sobre la escultura de San Antonio de Padua

Imagen de San Antonio de Padua.
Imagen de San Antonio de Padua. / J.M.MELGARES
  • Encuadramiento histórico de la imagen, a propósito de la exposición “Salzillo y Caravaca de la Cruz“

En la exposición “Salzillo y Caravaca de la Cruz” celebrada del 20 de febrero al 28 de mayo de 2017 en la Antigua Iglesia de la Compañía de Jesús a través de las obras expuestas en la misma se puede apreciar la relación que el taller de Salzillo mantuvo con Caravaca, donde se creo una Escuela con personalidad propia cuyo representante más importante fue José López, discípulo directo del escultor murciano y otros como Marcos Laborda y Francisco Fernández Caro. Dicha exposición está compuesta por más de 50 piezas , principalmente esculturas, pero también pinturas, tejidos, planos, libros etc. Las obras proceden de museos, iglesias, conventos y colecciones privadas de la Región de Murcia. Una de las esculturas expuestas es San Antonio de Padua, cuyo encuadramiento histórico nos proponemos a través de este artículo. Esta escultura de gran belleza atribuida a José López sobre el año 1765 realizada en madera policromada y de unas dimensiones de 170x70x60 cm, está en la actualidad ubicada en la Parroquia del Salvador en la capilla del bautismo que es la tercera del lado de la epístola. Esta escultura era propiedad de D. José María de Mata Elbal quien la había heredado de su tia Dª Purificación Elbal.

Durante la Guerra Civil y a manos del Frente Popular el templo caravaqueño del Salvador fue objeto de destrucción de esculturas y otros elementos de gran valor como el órgano y convertido en una chatarrrería. Otros templos también destruidos fue el de la MM Clarisas en el que se le dio fuego a su retablo mayor. Las imágenes de esta iglesia fueron destruidas y el convento e iglesia fueron incautados y repartidas sus dependencias y pertenencias entre la CNT, la UGT y la FAI (1). En la Iglesia de las MM Carmelitas también fue destruida la escultura de San José, de la Escuela de Salzillo, patrono de dicho Convento.

Terminada la Guerra Civil y ante la destrucción de esculturas y otros objetos en los templos caravaqueños al restaurarse el culto el Sr, Cura Párroco le solicitó a D. José María de Mata que donase la escultura de San Antonio de Padua a la Iglesia del Salvador pues la que existía en ella había sido destruida, ante tal ruego D. José María accedió a la donación de la escultura pidiendo solo a cambio se le diera un documento que acreditara dicha donación, El documento quedó en la palabra dada y no cumplida por el Sr. Párroco, sin embargo y no obstante la generorsidad del Sr. de Mata se mantuvo y nunca reclamó se le devolviera la escultura, cosa que muy bien podría haber hecho.

San Antonio de Padua

La escultura de San Antonio de Padua procede del extinto Convento Franciscano, en concreto de una de las capillas que en el existían y que era la capilla de San Antonio, esta capilla era la Capilla de los Monreal (2) fundada por el Lcdo. D. Pedro Monreal y Chacón Abogado de los Reales Consejos, familiar y Consultor del Santo Oficio de la Inquisición de estos Reynos el 5-IX-1589......se le concede de un sitio de la parte del evangelio donde a de ser capilla colateral de la capilla maior de la yglesia a el dicho Licenciado para que pueda edificar capilla, y edificada poseerla como propio entierro para si para sus subcesores....el Lcdo para la fabrica les a dado a el dicho Antonio Pestel, procurador síndico, ciento treinta ducados de oro...Esta Capilla estaba bajo la advocación de San Antonio de Padua, en ella fue sepultada el 2 de noviembre de 1.757 Dª Isabel Maria Monreal Morales de Aledo, esposa de D. Diego Melgares de Aguilar y Robles Miñarro Regidor Perpetuo de Caravaca. El patronato de esta capilla a fecha de 1.779 correspondía a D. Diego de Uribe y Musso, Marqués de San Mamés y dado que el Templo fue ampliado en el S. XVIII, en la fecha señalada parece ser estaba concluida la misma, que se prolongó por la Capilla Mayor y como en la fundación de la mencionada Capilla de los Monreal se especificaba que habría de ser la inmediata colateral a la Capilla Mayor por el lado del Evangelio se procedió al traslado a la nueva Capilla, que servía además de crucero, del retablo e imagen de San Antonio .

El retablo de dicha capilla de los Monreal donde estaba ubicado nuestro San Antonio muy probablemente sea el que hoy es el retablo mayor de la iglesia del Monasterio de Santa Clara. Se sabe que dicho retablo su origen primitivo fue la Iglesia del Convento de San Francisco (3) y que estaba en la Iglesia de la Soledad desde donde se trasladó tras la Guerra Civil, en 1940, para sustituir al retablo mayor destruido en la Iglesia de Santa Clara en dicha contienda.

El convento Franciscano de Caravaca fue desamortizado en 1845 y muchos de sus bienes vendidos a particulares. (4) Fruto de dicha Desamortización muy probablemente la imagen de San Antonio de Padua del convento franciscano pasó a ser propiedad de D. Jose Elbal, abuelo materno de D, José María de Mata Elbal.

NOTAS:

(1)Melgares Guerrero JA el Monasterio de Santa Clara de Caravaca de la Cruz p64

(2)Archivo Particular Melgares de Aguilar

(3)Melgares Guerrero JA Ob. Cit p62

(4)Con fecha de 18 de junio de 1845, la Comision encargada por el Ayuntamiento de Murcia para informar sobre el destino que habria de darse a los conventos suprimidos, a tenor del Real Decreto de 12 de abril de 1845 y la Real Orden del 22 del mismo mes