Valcárcel: «Caravaca es un ejemplo de religiosidad, cultura y tradición para toda Europa»

Ramón Luis Valcárcel durante su intervención en Bruselas. PP
Ramón Luis Valcárcel durante su intervención en Bruselas. PP
  • La sede del Parlamento Europeo en Bruselas acoge la exposición 'Los Caminos de la Cruz', sobre el Año Jubilar 2017

El vicepresidente del Parlamento Europeo y eurodiputado del PP, Ramón Luis Valcárcel, dijo ayer que “Caravaca de la Cruz es un ejemplo de religiosidad, cultura y tradición para toda Europa”, manifestando que ello “es un motivo de sano orgullo para los murcianos”. De hecho, añadió, “Caravaca es un tesoro, para muchos, descubierto; y, para muchos más, todavía por descubrir”.

Para el expresidente del Gobierno de la Región de Murcia, “hoy el Camino a Caravaca es el más directo para reconciliarse con Dios y, por tanto, también el mejor para hacer bandera de los valores que nos unen a todos los europeos”. Estos valores no son otros que los de “la reconciliación, la tolerancia y la solidaridad”, que de hecho “emanan de los mismos valores que caracterizan a la fe cristiana”, puesto que “Europa hunde sus raíces en la cristiandad”.

Valcárcel pronunció estas palabras en la ceremonia de inauguración en Bruselas de la exposición Los Caminos de la Cruz, sobre el Año Jubilar que se celebra en 2017. Allí recordó los esfuerzos realizados por el Gobierno de la Región que entonces presidía para lograr que, el día 11 de febrero de 1998, la Santa Sede (y, en particular, San Juan Pablo II) concediera la celebración a perpetuidad de un Año Jubilar en torno a la devoción a la Vera Cruz.

Tras dicha concesión, el primero se celebró en 2003 y se repite cada siete años. El eurodiputado popular destacó que “la celebración del Año Jubilar trae consigo una programación que combina diferentes ámbitos de la vida social y espiritual en actividades que tienen, por supuesto, una traducción económica”, haciendo referencia a “la promoción de la tradición y gastronomía local”, la cual “beneficia a los pequeños comercios y a los establecimientos más valorados por los vecinos, otorgando un papel prominente a las pymes”.

De hecho, el Año Jubilar ha dado a Caravaca la posibilidad de “revitalizar las tradiciones de un pueblo con mucha tradición”, así como de “realzar la cultura de un pueblo con mucha cultura”. Tanto es así que “la población caravaqueña, antes emigrante, está ahora asentada y, además, ve perspectivas de futuro en su municipio”.