Piñana cantó a la Vera Cruz en su Pregón

Arriba, peregrinación a la basílica; centro, concierto en el Templete; abajo, un momento del Pregón de Fiestas.
Arriba, peregrinación a la basílica; centro, concierto en el Templete; abajo, un momento del Pregón de Fiestas. / JUAN F. ROBLES
  • El cantaor puso el broche final a una jornada repleta de actividades en la que la ciudad volvió a ser punto de destino para miles de peregrinos

Peregrinaciones, VI Encuentro de la Federación de Bandas de Música de la región de Murcia y Pregón de Fiestas. Una lluvia intermitente durante toda la jornada de ayer condicionó los actos preparados para el último sábado de abril en el que Caravaca vela armas y luce sus mejores galas para vivir intensamente los días de las Fiestas de la Cruz.

Mientras que más de un centenar de muleños se daban citan en el convento de los Padres Carmelitas para iniciar la peregrinación hacia la basílica con la Virgen del Carmen, Patrona de Mula; medio centenar de autocares con los músicos de las 24 agrupaciones participantes en el Encuentro de la Federación se preparaban en las inmediaciones del Templete para iniciar su recorrido hacia la Gran Vía y desde allí, por la plaza del Arco, hasta El Salvador para participar en la Estación Jubilar. Hasta en tres ocasiones se realizó ayer el ‘envío de peregrinos’ hacia la basílica.

La imagen de la Virgen del Carmen se paseó por las calles que bordean el casco histórico para llegar a la calle Mayor. A la llegada al Salvador, los grupos de peregrinos que había en el interior salían por la puerta lateral para que la Patrona de Mula entrase por la puerta principal. Acompañada por los alcaldes de Caravaca, José Moreno, y Mula, Juan Jesús Moreno; fue recibida por una representación de la Cofradía de la Vera Cruz, Elisa Giménez-Girón.

Peregrinos y músicos subieron las empinadas cuestas por las que se accede a la fortaleza aprovechando el momentáneo cese de la lluvia. A la llegada a la explanada se celebró un Acto Jubilar, no hubo misa, y a continuación los miles de peregrinos que se habían dado cita en Caravaca pasaron por la Puerta de San Lázaro para adorar la Sagrada Reliquia en el interior del templo.

Concierto multitudinario

Las 24 agrupaciones musicales se congregaron en el Templete a media tarde para ofrecer un concierto en el que participaron, a la vez, los 1500 músicos, agrupados por instrumentos. Una vez allí, con una multitud expectante, ofrecieron cuatro piezas que pusieron los pelos de punta a los festeros y vecinos que llenaban los espacios de alrededor. El pasodoble “Juanito, el Jarry”; la marcha cristiana “Caballeros de Navarra”; la marcha mora “Amigo Emilio” y el himno de la federación sonaron a la perfección bajo la dirección de Francisco García, Víctor Manuel Rodrigo, Ignacio Sánchez (compositor de las tres primeras) y Víctor Cano. Una gran ovación puso punto final a un evento que será recordado para siempre, por ser la primera vez que se realiza y por el perfecto desarrollo del mismo.

El broche de oro de una intensa jornada lo puso el cantaor Curro Piñana con su Pregón. Con una plaza del Arco abarrotada de público, fue presentado por el periodista Alfonso de la Cruz que destacó su vinculación y su cariño a Caravaca, “donde se escapa cada vez que sus profesión se lo permite”. Piñana inició su Pregón recitando unos versos, una oración a la Vera Cruz: Es mi meta y mi destino/la bendición de su luz./Soy humilde peregrino,/caminante en el camino/que llega a la Vera Cruz./ Santa y soberana,/señal de los hermanos,/lucero de la mañana/

y estrella de los cristianos”.

Más adelante confesó sentirse orgulloso de esta región. “quien ahora os habla – dijo - es el alma de un cartagenero que reside en Murcia y que se siente tremendamente orgulloso de esta Región, de sus gentes, de su historia y de sus señas de identidad, entre las que destaca sobremanera la Santísima y Vera Cruz, a la que profeso una enorme devoción desde bien pequeño, algo que jamás he ocultado. Al contrario, nunca desaprovecho la ocasión de propagar, en cualquier punto del planeta, la fe que me inspira”.

En la parte final de su pregón, en el que cantó en varias ocasiones, resumiendo el recorrido que realizó por todos y cada uno de los actos de las fiestas, afirmó “quiero ser harina, flor, peñista, músico, ojos, apasionado caballista, Sultán orgulloso, niño, Rey de los Cristianos, gota de agua, pétalo perfumado, campanilla, tribuna, vela.. Quisiera ser tantas y tantas cosas en estos próximos días que no encuentro más que una forma de concentrar tantos y tantos deseos en uno solo: quiero ser uno de los vuestros. Quiero ser un caravaqueño más. Y como tal, abrir mi pecho, henchido de emoción, y cantar con todos vosotros ese fragmento del Himno que pregona a los cuatro vientos esta gran verdad: “Es nuestra Cruz amada,/lo más sublime de la Región,/en la que Caravaca tiene/ fe ciega y adoración”. Un castillo de fuegos artificiales y el encendido de la iluminación especial de fiestas rubricaron un emocionante pregón.