http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg
ENTREVISTA

Pascual Soria: "Participamos en tareas humanitarias mejorando las condiciones de vida en varios colegios y orfanatos"

Pascual Soria con un grupo de niños de un colegio en Gabón. /SDC
Pascual Soria con un grupo de niños de un colegio en Gabón. / SDC

El militar caravaqueño está al frente de una misión internacional en Gabón (África)

JUAN F. ROBLES. CARAVACA DE LA CRUZ

Pascual Soria nació en Caravaca de la Cruz en 1967; está casado con una caravaqueña, Ana Isabel, y es padre de tres hijas, Ana, Irene y Celia. En 1988 Ingresó en la Academia General del Aire de San Javier como miembro de la 44ª Promoción. Realizó el curso de piloto de caza y ataque en la Base de Talavera la Real, de Badajoz, y en 1993, con el empleo de teniente, fue destinado a la Base Aérea de Albacete donde ha pasado la mayor parte de su vida operativa en los empleos de teniente y capitán.

Durante sus empleos de comandante y teniente coronel ha pasado por distintos destinos como son el Mando de Apoyo Logístico, el Estado Mayor del Ejército del Aire y el Ministerio de Defensa, donde ejerció como Consejero Técnico del Secretario de Estado de Defensa. Completó en 2011 el Curso de Estado Mayor en Estados Unidos como alumno de la Air University en la Base Aérea de Maxwell (Montgmery – Alabama).

Cuenta con más de 2.500 horas de vuelo en diversos tipos de aviones como el CASA C-101, el Northrop F-5 y el Mirage F-1. En la actualidad es piloto de Eurofighter Typhoon en el Ala 14, Albacete, unidad en la que está destinado desde 2016 y donde ocupa el cargo de Jefe del Grupo de Material. Desde el pasado mes de octubre participa en una misión internacional en África.

-¿Cuándo se incorporó a la misión en Gabón? ¿Hasta cuándo estará en Libreville?

-La incorporación a Zona de Operaciones en Gabón se produjo el pasado día 10 de octubre cuando, acompañado de una pequeña parte de lo que luego constituiría el 15 Contingente del Destacamento Aero Táctico Mamba, llegamos a la capital de este país, Libreville, con el fin de iniciar el proceso de relevo con los componentes del anterior Destacamento. Este relevo se completaría unos días más tardes con la incorporación del grueso del Contingente.

Las fechas para nuestro regreso no están aún definidas. Dependerán de diversos factores como son los períodos de solape y la planificación de vuelos, pero estimo que iniciaremos nuestro regreso a mediados/finales de enero del próximo año.

-¿Cuáles son las tareas asignadas a los españoles?

-La misión que tiene principalmente asignada el Destacamento Aero Táctico Mamba en África es la de contribuir al transporte aéreo logístico de personal y carga en apoyo a las Fuerzas Armadas francesas en la Operación que se denomina BARKHANE y, a través de ellas, a las misiones de Naciones Unidas (MINUSCA y MINUSMA) y de la Unión Europea (EUTM Mali y EUTM RCA) en esta zona.

Barkhane es el nombre en francés que recibe la duna «viva» del desierto sahariano. Con este nombre el Ministerio de Defensa francés ha denominado la misión que las tropas francesas llevan a cabo en todo el Sahel, donde han organizado un despliegue militar permanente para hacer frente a la expansión del yihadismo en la región y así potenciar la seguridad en el flanco sur del Mediterráneo.

Este ambicioso plan exige un gran esfuerzo desde el punto de vista logístico, y es en este aspecto donde la contribución española adquiere un gran relieve e importancia. A modo de ejemplo, le puedo decir que los medios aéreos españoles desplegados en la zona realizan de media el 30% del total de las horas de vuelo en el Área de Operaciones en apoyo a Francia, llegando en ocasiones al 40%, operando en más de 15 países, y cubriendo una extensión de más de 5.200 km. Así y hasta la fecha, se han realizado más de 3.750 horas de vuelo, transportando más de 11.000 pasajeros y más de 2.050 toneladas de carga en el continente africano en beneficio de estas misiones.

Pero, el cumplimiento de este aspecto más “operativo” de nuestra misión no limita en absoluto esa otra labor que el Ministerio de Defensa siempre lleva a cabo allí donde encuentra una población pobre y necesitada. Encuadradas dentro de las actividades denominadas CIMIC (Cooperación Cívico-Militar), se realizan todo tipo de tareas dirigidas hacia los sectores de la sociedad gabonesa con menos recursos.

En este sentido, hemos planificado y seguimos llevando a cabo los denominados Proyectos de Impacto Rápido por medio de los cuales se han mejorado las condiciones de vida en varios colegios y orfanatos, reformando sus deterioradas infraestructuras y proporcionando mobiliario, material escolar y material deportivo para los niños. En esta línea y en coordinación con la Embajada de España en Gabón, nos encargamos de gestionar la entrega de aquellas donaciones que llegan desde España, asegurándonos que estas ayudas desinteresadas procedentes de diversas asociaciones o particulares, llegan a aquellos que realmente las necesitan que, lamentablemente, en este país son muchos.

También hemos proporcionado apoyo sanitario en colegios y orfanatos, simplemente, hemos compartido nuestro tiempo con los niños participando en actividades deportivas o impartiendo clases de castellano en sus colegios. He de decir que el cariño, las muestras de agradecimiento y el entusiasmo que transmiten estos niños durante nuestras visitas son realmente motivadores.

-¿Ha participado en otras misiones internacionales? ¿En cuántas y dónde?

-A lo largo de mi trayectoria profesional he tenido la oportunidad de participar en grandes ejercicios multinacionales así como en otras misiones en el extranjero.

En un principio estas “aventuras” internacionales estuvieron más ligadas a mi faceta de piloto de caza y ataque. Así, en 2002 participé en el ejercicio multinacional “Cope Thunder” durante el que tuve el privilegio de pilotar el primer Mirage F-1 español que aterrizó en Alaska tras realizar el primer “salto” que mi Unidad hacía del Océano Atlántico. También guardo un gran recuerdo de mi participación en 2003 como Jefe de un Destacamento de Mirage F-1 que desplegó en la ciudad de Gioia del Colle (Italia) y desde donde efectuamos misiones de vuelo sobre Yugoslavia y Kósovo encuadradas en el Ejercicio Rapid Guardian, en una época en la que todavía estaba en vías de consolidación el proceso de paz en esa región.

Posteriormente, mi contribución en las misiones internacionales cambiaría totalmente de enfoque y de cometidos. Así, en 2010 participé en la misión desarrollada por el Ejército del Aire en el marco deISAF(International Security Assistance Force - Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad) en la ciudad de Herat (Afganistán). Nuestro principal objetivo en Afganistán era el de ayudar al pueblo afgano alograr un gobierno efectivo que les permitiera alcanzar las condiciones para su reconstrucción y estabilización tras el duro período de guerra que habían sufrido. En esta misión la función que me fue asignada fue la de PIO (Public Information Officer, Oficial de Información Pública). Este puesto me permitió el conocer de cerca la población afgana ya que, como gestor de la ayuda humanitaria que repartíamos entre la población, mis visitas a hospitales, orfanatos y colegios fueron muy frecuentes. He de señalar que mi paso por Afganistán fue una experiencia totalmente motivadora que, sin lugar a dudas, me ha ayudado mucho a la hora de afrontar esos problemas cotidianos con los que todos lidiamos en nuestro día a día.

Y ahora, siete años después de mi experiencia en Afganistán, tengo la inmensa fortuna de afrontar un nuevo reto internacional con la responsabilidad y el orgullo de ejercer como Jefe de un Contingente formado por miembrosdel Ejército del Aire y de los Cuerpos Comunes de Defensa. Este Contingente está formado por profesionales procedentes de diversas Unidades a lo largo de la geografía nacional, todos ellos con una tremenda ilusión y entusiasmo por cumplir esta misión y con el firme objetivo de seguir dejando muy alto el listón que nuestras Fuerzas Armadas tienen en el ámbito internacional, al igual que ya lo han hecho los componentesde los anteriores 14 Contingentes que han pasado por estas tierras africanas.

-¿Con qué actitud afronta este tipo de misiones en el extranjero?

-La actitud con la que afronto este tipo de misiones se forja en torno a tres sentimientos principales: agradecimiento, hacia aquellos que han depositado su confianza en mí para encomendarme esta importante misión; compromiso, para asumir la responsabilidad que conlleva el cargo, asegurando el cumplimiento de la misión y manteniendo en todo momento unos niveles óptimos de seguridad para todo el personal que está bajos mis órdenes; y, por último, ilusión, al afrontar un nuevo reto que estoy seguro va a aportar mucho a mi experiencia profesional y personal.

-Estar alejado de la familia y de su destino, ¿le supone un esfuerzo adicional?

-Por supuesto. Todos y cada uno de los que estamos aquí hemos dejado un pedacito de nuestro corazón en España. Y si siempre es duro estar alejados de nuestros familiares y amigos, este sentimiento se incrementa cuando llegan fechas tan señaladas como las que nos tocará vivir este año en tierras gabonesas. Pero, paradójicamente, ese cariño hacia los nuestros es también el revulsivo que nos ayuda a llevar mejor esta separación. Los que estamos aquí somos conscientes de que nuestro trabajo y sacrificio es en aras de la seguridad y bienestar de todos los españoles y, por ende, de nuestras familias y amigos, a los que nos debemos y para los que nunca escatimaríamos ningún sacrificio. Este año, durante esas fechas tan señaladas como son el día de Navidad o Nochevieja, tendremos muy presente a todas nuestras familias y brindaremos por su felicidad y la de todos los españoles, conscientes de que nuestra presencia aquí está contribuyendo a afianzar su seguridad y su felicidad.

Y aunque todos contamos los días que faltan para que llegue el ansiado momento del reencuentro con nuestros seres queridos, no es menos cierto que absolutamente nadie de los que componen este Destacamento querría regresar a casa sin la satisfacción del deber cumplido y sin la certeza de que, gracias a su sacrificio tan lejos España, nuestra sociedad es cada día un poco más segura.

-¿Qué ecos le llegan hasta Gabón de las celebraciones del Año Jubilar de Caravaca?

-Cuando uno está tan lejos de su tierra reconforta leer noticias de ella. Por eso, todo lo que ocurre en Caravaca de la Cruz lo sigo con interés desde aquí. Siempre he estado muy ligado a Caravaca donde vive toda mi familia y la de mi mujer, por lo que mis visitas son tan frecuentes como las obligaciones del destino me permiten. Por supuesto, antes de venir de misión he participado activamente en las celebraciones del Año Jubilar y he visitado la Basílica Santuario y así, he aprovechado para pedirle a la Santísima y Vera Cruz su ayuda y protección para todos los que velan por los intereses de nuestra Patria, aquí en Gabón y en otras muchas partes del mundo.

Por lo tanto, somos precisamente los muchos caravaqueños que por nuestra profesión nos toca recorrer recónditos lugares los encargados de transmitir esos ecos de nuestra tierra, y he de decir, que cada día son más y más los ya la conocen o que manifiestan quetienen la firme convicción de hacerlo muy pronto.

-¿Ha tenido posibilidad de comentar con los compañeros del contingente español esta celebración? ¿Se han interesado por la historia de la Cruz de Caravaca? ¿Por la ciudad?

-Uno de los aspectos más gratificantes de este tipo de misiones de larga duración es el gran sentimiento de compañerismo que se crea entre los participantes. Es estupendo escuchar las vivencias y las experiencias que transmiten personas venidas de diferentes partes de España, con diferentes especialidades –aquí tenemos pilotos, personal mantenimiento, intendentes, intérpretes, médicos, personal de seguridad, etc.- y con diferentes formas de ver y entender este mundo. Aquí es muy habitual que las conversacionesversen sobre los temas más dispares y, como se puede imaginar, cuando llega mi turno de exposición, uno de mis temas favoritos y que nunca deja indiferente a aquellos que me escuchan es la historia de Caravaca de la Cruz, la tradición de los Caballos del Vino y, por supuesto, toda la pasión y misterio que envuelve la aparición de la Cruz de Caravaca. Estoy seguro que después de mis relatos, a más de uno le habrá “picado el gusanillo” por conocer nuestra tierra y comprobar “in situ” que se trata de un lugar y una cultura única en el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos