http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

El paraje de La Junquera acoge una jornada de anillamiento del cernícalo primilla

Cartel anunciador. /SDC
Cartel anunciador. / SDC

La Concejalía de Medio Ambiente y la Asociación ‘Caralluma’ promueven esta actividad, que se celebra el domingo

JUAN F. ROBLES. CARAVACA DE LA CRUZ

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, en colaboración con la Asociación para la Defensa de la Naturaleza ‘Caralluma’, lleva a cabo este domingo, 25 de junio, la segunda jornada de anillamiento del ‘Cernícalo Primilla’, en La Junquera. Las jornadas se prolongarán hasta el próximo 2 de julio.

El punto de encuentro fijado para participar en esta jornada es la estación de servicio situada en Venta de Cavila, a las 9.00 horas. Aquellas personas que lo deseen también podrán incorporarse a lo largo de toda la mañana, acudiendo directamente al citado paraje caravaqueño.

Además de ver las labores de conservación y recuperación del Cernícalo Primilla que realiza la asociación ‘Caralluma’, los asistentes a esta actividad también podrán conocer el proyecto de agricultura regenerativa y el futuro campamento de restauración de ecosistemas que los propietarios de la finca de La Junquera están desarrollando junto a la Asociación AlVelAl: regeneración social, económica y natural de un territorio.

El Cernícalo Primilla inverna en el sur del Sáhara y llega a esta zona de la península a finales de febrero. Su presencia es beneficiosa para la agricultura, puesto que se alimenta de insectos -como la langosta- y de pequeños roedores, además de ser un buen bioindicador del cambio climático.

El Cernícalo Primilla se puede considerar el más pequeño de los halcones. Hasta mediados del pasado siglo, fue un habitante muy frecuente de torres, cortijos, casonas, palacios y castillos situados en regiones dedicadas a la agricultura y a la ganadería extensiva, donde podían encontrar abundantes invertebrados con los que alimentarse.

Las transformaciones sufridas en el campo español en las últimas décadas mermaron su hábitat y ocasionaron un acusado declive. De aspecto bastante similar al del cernícalo vulgar, el primilla se distingue por su menor tamaño y por una serie de características morfológicas que algunas veces -como sucede con el color de las uñas- no son fácilmente identificables a primera vista.

Fotos

Vídeos