http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

enhorabuena, barranda

EN VOZ ALTA

enhorabuena, barranda
MIGUEL HERNÁNDEZ VALVERDE

Carlos Salcedo recogió un más que merecido premio en nombre de las Fiestas de las Cuadrillas de Barranda en los I Premios de la Música de la Región de Murcia, dentro de la categoría `Mejor trabajo de difusión de la Música Tradicional’.

Sigo desde hace años a este puñado de personas que están consiguiendo alcanzar metas inimaginables hace apenas una década. Detrás de Carlos Salcedo hay hombres y mujeres con imaginación, devoción, ilusión, y sobre todo mucho trabajo.

Siempre me he preguntado qué serían capaces de hacer estos ‘maravillosos locos de la música’ si las administraciones públicas, principalmente la regional, apostara por ellos, no solo con migajas en forma de subvenciones y que suelen llegar tarde.

Sin cultura, y la música es uno de sus pilares básicos, la vida pierde muchos enteros, por eso, encontrar gente así es un lujo que esta Región debería mimar, apoyar y cuidar.

Lo que están consiguiendo en las Fiestas de Barranda sin apenas apoyo institucional, aunque el ayuntamiento está mostrando con hechos su apuesta por ellos, va mucho más allá que convertir a esta pequeña y cada vez más olvidada pedanía del noroeste murciano en la capital de la música del mediterráneo a finales del mes de enero cada año.

Tiene mérito, mucho mérito, jugársela cada año a cara o cruz con la climatología, pero sobre todo, intentando ampliar a varios días su capitalidad musical con actividades, talleres, cursos, degustaciones, etc.

El Barranda Folk o las Jornadas sobre Cultura de Tradición Oral, comienzan a formar parte del ADN de esta pedanía, una lugar que no olvidemos que apenas llega a los mil habitantes y que desde se inauguró la circunvalación, cientos de días al año anda solitaria y con muchas dudas.

Sin apenas infraestructura, sin gradas, sin banderas, sin balcones engalanados y sin luces de colores, y a pesar de todo esto, estoy convencido de que sí existe unas Fiestas que merecen tener el ‘premio’ del reconocimiento internacional, son estas.

Durante estos días, en Barranda se mezclan la magia con las postizas, el duende de las guitarras con las panderetas, Bandurrias y Violines bailan bajo el frío de la mañana, y cuando cae la noche, todos van en refugiarse bajo el paraguas de las historia de la música, que es donde habita el alma de los elegidos.

Artículo dedicado a Manuel Montiel y Ana Oyonarte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos