http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

Caravaca, un Gobierno sin culpa

Artículo de Opinión del Portavoz del Grupo Municipal del PP

José Francisco García, portavoz del PP. /SDC
José Francisco García, portavoz del PP. / SDC
JOSÉ FRANCISCO GARCÍA.CARAVACA DE LA CRUZ

Vivimos el lunes 12 de marzo un acto al que el equipo socialista de Pepe Moreno llamó rendición de cuentas, que es un nuevo ejemplo de la utilización manipulada de la transparencia y la participación ciudadana, porque lo que verdaderamente contiene detrás es un fin partidista y populista en el más amplio significado de la palabra. La posverdad en estado puro. Mentir y ocultar datos durante un acto no es transparencia ni participación sino todo lo contrario: intoxicación y entorpecimiento democrático.

Llegados casi a los tres años de esta andadura creemos, con humildad y sinceridad, que podemos mirar a la cara de nuestros vecinos, tanto de los caravaqueños del casco urbano como de cada una de sus pedanías. Y eso es así porque, siendo conscientes de que nos queda mucho recorrido y hay que esforzarse cada día por mejorar, consideramos que hemos hecho un trabajo honesto y comprometido dentro de nuestras posibilidades en la oposición.

Frente a nuestra actitud en positivo nos hemos topado con el victimismo que se ha instalado en el equipo de Pepe Moreno. Mostrarse como los eternos perjudicados por males ajenos y no reconocer ni un error parece ser el mensaje que quieren transmitir a la sociedad.

Escribió Napoleón Bonaparte que “lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes”. Efectivamente, cuando la evidente falta de proyecto y la carencia de ambición se instalan en gobiernos tímidos, el argumento de lo imposible es algo recurrente. Es algo manido: reparte entre los demás las causas de tu incapacidad para ocultar tus carencias. Estamos ante el Gobierno sin culpa.

Entrando en el contenido del acto, asistimos a unos discursos del alcalde y sus concejales que fueron una réplica del acto electoralista de similares características que celebraron en octubre de 2015 (el año pasado se les pasó hacerlo). El tiempo no ha transcurrido para este equipo que lleva gobernando tres años. Los mismos que pedían en campaña electoral que el pueblo despertara, ahora duermen sin proyectos, sin entusiasmo, sin ilusión y con las excusas propias del mal estudiante.

El pueblo percibe una paralización absoluta. Ante esto había que reaccionar y la hacen con un acto populista, que ralló el insulto a la inteligencia, en el que el ataque a la oposición y a los anteriores gobiernos del Partido Popular y las continuas excusas fueron la mejor bandera para tapar sus vergüenzas.

Escuchamos pedir ayuda para nuestro casco histórico, pero no presentan proyecto alguno. Están instalados en el discurso del ‘Murcia nos roba’, pero las únicas obras realizadas son con el Plan de Obras y Servicios de la Comunidad, con más de 400.000 euros, al igual que la aportación de los programas de empleo del SEF con más de 500.000 euros. Rinden cuentas cuando nos tienen sin presupuesto año y medio y el Ayuntamiento sufre un bloqueo total, haciendo cero autocrítica. No han presentado ni una sola ordenanza ni modificación de tasas municipales. No han llevado ni una medida urbanística a Pleno. Nos encontramos sin suelo industrial mientras las empresas se marchan a localidades vecinas. Nos han dejado sin oficina liquidadora de impuestos por sus decisiones arbitrarias. El único presupuesto aprobado tuvo un desfase de 2 millones de euros. Se ha triplicado el periodo medio de pago a proveedores. Se ha impagado el convenio con el Centro Deportivo Caravaca. La empresa de limpieza acumula retrasos en el pago de casi un año. Un informe de la Universidad de Murcia y de la UCAM sitúa a Caravaca la cola regional en transparencia. Otro informe publicado en el diario El Mundo la sitúa a la cola del país en gasto social por habitante. El Tribunal de Cuentas ha realizado 13 requerimientos al Ayuntamiento durante esta legislatura por incumplimientos en la presentación de las cuentas. Han sido numerosas las subvenciones perdidas… Pero de todo esto, evidentemente, no se habló.

Tras tres años de gobierno, no hay nada que trasladar, ni un ápice de ilusión y esperanza. Esto no es rendir cuentas, es parapetar la incompetencia y la inacción de nuevo en el pasado con mentiras y manipulación. Este fue un acto ideado con el único fin de hacerse la foto y darse golpes de pecho durante más de tres horas de televisión.

Termino como ya terminé hace más de un año otro artículo: a este Gobierno que pidió en las elecciones la confianza con una promesa de cambio, pidiéndoles a los vecinos que despertaran de su letargo, cual si de gigantes festeros se tratara, con el lema, “¡Despierta, Caravaca!”, yo les digo ¡Despierten ustedes!

 

Fotos

Vídeos