Juanico 'El Aviador', caravaqueño de nacimiento, recibe un homenaje póstumo por parte del Ayuntamiento de Ulea

Nacido en 1918, formó parte de las fuerzas aéreas de la II República y desarrolló luego su carrera en la Guardia Civil

Pepita Pacheco, la viuda de Juan Francisco Salinas, posa con la placa rodeada de familiares. :: J.A. MORENO

 

El acto, celebrado en el Centro de Cultura, con la asistencia de más de un centenar de personas, muchas de ellas familiares del aviador, fue conducido por el cronista oficial de Ulea, Joaquín Carrillo Espinosa, que actuó como maestro de ceremonias. El homenajeado recibió la instrucción en San Petersburgo, donde obtuvo el título de sargento piloto y a su regreso a España se inscribió en el Aero-Club Cierva Codorniú.

Juanico 'El Aviador', como le conocían en Ulea, tras ingresar en la Guardia Civil, vivió en la calle Alfonso XII y desde allí se acercaba a Ojós para estar con su novia Pepita, unas veces andando y otras rodeando por Villanueva del Segura, según el cronista, que afirmó que «el hecho de acercarse hasta Ulea fue porque su padre se compró una finca de seis tahúllas en la huerta de Archena».

La Federación Aeronáutica Internacional, con sede en París, le concedió el diploma honorífico Paul Tissandier por su experiencia profesional y por haber acumulado 6.500 horas de vuelo.

Aunque se jubiló de guardia civil a los 50 años, siguió abonando las cuotas correspondientes destinadas a engrosar los fondos para los huérfanos del cuerpo, debido a su gran cariño a la Benemérita. Estando en la reserva, fue ascendido a coronel del Ejército del Aire, galardón que ostentó hasta su fallecimiento, el 14 de mayo de 1996 a los 77 años de edad.