http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

Dieciséis presos de Campos del Río peregrinan a Caravaca de la Cruz

Reclusos y funcionaros del centro penitenciario de Campos del Río suben hacia la Basílica Menor-Santuario de Caravaca./Obispado de Cartagena
Reclusos y funcionaros del centro penitenciario de Campos del Río suben hacia la Basílica Menor-Santuario de Caravaca. / Obispado de Cartagena

La presidenta de la asociación Colectivo Paréntesis afirma que esta actividad es «una experiencia importantísima» para los reclusos ya que les permite «estar fuera de la rutina del día a día»

LA VERDADMurcia

«Una experiencia única», «estoy deseando repetirla», «cansado pero satisfecho», «una experiencia que hay que vivirla para entenderla». Estas son algunas de las impresiones con las que definían la peregrinación a Caravaca de la Cruz los dieciséis internos del Centro Penitenciario Murcia II de Campos del Río. Ellos, junto a funcionarios de prisiones, voluntarios y sacerdotes, peregrinaron desde el Niño de Mula hasta la Basílica Menor-Santuario.

«Hemos disfrutado mucho porque para nosotros es una experiencia única. La posibilidad de salir a la calle y disfrutar de algo que no es cotidiano. Y también muy cansada», afirmaba José, uno de los internos.

En la mañana del pasado martes salieron de la cárcel de Campos del Río rumbo a Mula, desde donde partieron en peregrinación hasta Bullas para retomar su camino el miércoles. A las 17:00 horas celebraron la misa del peregrino en la Basílica Menor-Santuario de la Vera Cruz, que fue presidida por el vicario de la zona Caravaca-Mula, Jesús Aguilar, quien les invitó a aprovechar el tiempo en la cárcel.

«Ahora, si algo tenéis, es tiempo para vosotros, para dedicaros y para pensar. Aprovechadlo. Pensad en lo que es prioritario, lo que es importante, por lo que merecería la pena dar la vida. Centrar vuestras vidas», pronunció Aguilar. Asimismo, recordó que «el peregrino va ligero de equipaje, lo que hace ver lo que es esencial en la vida».

Por su parte, Antonio Sánchez, capellán del Centro Penitenciario de Campos del Río, animó a los presentes a no desanimarse, exhortándolos a «ganar el cielo».

«Siempre es una experiencia importantísima para ellos el hecho de salir de una prisión donde todo está regimentado y con mil normas y horarios. Simplemente el hecho de estar fuera de la rutina del día a día ya es un cambio vital», aseguró Virginia Ayala Martínez, presidenta de la asociación Colectivo Paréntesis, que colabora con capellanía en prisión.

Fotos

Vídeos