http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

«Esto es precioso», asegura la Reina a los cofrades

Sus Majestades los Reyes de España posan con la Junta Representativa de la Cofradia de la Vera Cruz./ CARM
Sus Majestades los Reyes de España posan con la Junta Representativa de la Cofradia de la Vera Cruz. / CARM

JUAN F. ROBLES. CARAVACA DE LA CRUZ

Doña Letizia, mientras contemplaba el interior del claustro de la basílica de la Vera Cruz, dirigiéndose a los componentes de la Junta Representativa de la Cofradía de la Vera Cruz, aseguró que «esto es precioso». El Rey también tuvo palabras para los cofrades: «Nos hubiera gustado venir mucho antes», advirtió, palabras que agradecieron al monarca su interés en regresar a la basílica 14 años después de su última visita, en 2003, siendo Príncipe de Asturias.

Tras la adoración de la Vera Cruz en el interior del templo, Sus Majestades, acompañados por la hermana mayor de la cofradía, Elisa Giménez-Girón; el alcalde, José Moreno; el delegado del Gobierno, Francisco Bernabé; la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver, y el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, subieron hasta la Torre Chacona, estancia dedicada a las recepciones oficiales para que Don Felipe firmase en el Libro de Honor de la Cofradía.

La hermana mayor les hizo entrega de los regalos: un libro con la 'Historia de la Santísima Cruz de Caravaca', del padre Cuenca, que es una reedición publicada en 1891; y dos cruces de Caravaca en oro para la Princesa Leonor y para la Infanta Sofía. Los Reyes se interesaron por el origen del libro, comentaron las fotos que hay en la Torre de las visitas de Don Juan Carlos y Doña Sofía en 1974 y en 1980; así como la visita del Papa emérito Benedicto XVI. Por parte del Ayuntamiento se hizo entrega de un relieve en plata elaborado por José Álvarez, joyero de la localidad.

Tras las fotos, Sus Majestades se detuvieron a saludar al personal que trabaja a diario en la basílica, bien como dependientas en la tienda de recuerdos o como guías del museo. La amabilidad, la cercanía y la simpatía de los monarcas son los recuerdos que quedaron grabados en la memoria de las personas que ayer saludaron a Don Felipe y Doña Letizia antes de que volvieran a salir a la explanada para darse otro baño de multitudes y dirigirse a la iglesia de la Compañía para ver la exposición “Signum. La Gloria del Renacimiento”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos