http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

Manjar celestial

Sor María José y Sor Josefina cocinand. /JUAN F. ROBLES
Sor María José y Sor Josefina cocinand. / JUAN F. ROBLES

Cientos de tapas, conferencias, catas y demostraciones culinarias llenaron la segunda jornada de “Las Cocinas del Jubileo” con abundante público que disfrutó de la creatividad de los hosteleros junto a recetas conventuales

JUAN F. ROBLES. CARAVACA DE LA CRUZ

Buenas hortalizas, ricas verduras y mucho cariño, rehogados con aceite de oliva nutre el cuerpo y alimenta el alma. Sor María José y Sor Josefina fueron el exponente máximo de uno de los objetivos más importantes del evento gastronómico de “Las Cocinas del Jubileo”. La exclamación de una de las personas asistentes a su ponencia en la Casa de Cultura de Caravaca al probar su flan de zanahoria (“Manjar celestial”) expresa la simbiosis entre religiosidad y gastronomía que estos días se dan la mano en la Ciudad de la Cruz. Los más rezagados todavía podrán disfrutar esta mañana y hasta las cuatro de esta tarde, de las exquisiteces preparadas por los hosteleros que ofrecen sus tapas en los stands instalados en La Corredera, el paseo peatonal que une las plazas del Templete y San Juan de la Cruz.

La jornada del sábado se inició con la ponencia de Encarna López, de la hospedería El Molino del Río, en Benablón, que habló sobre la cocina del monasterio, para alimentar el cuerpo y el alma. Elaboró varios platos a la vez que transmitía la esencia de cada producto; cuando se pone amor en el trabajo entre los fogones el resultado suele ser del agrado de todos los comensales. También presentó algunas de las cervezas artesanales que se elaboran en la hospedería. Laura Ortega, de La Almazara, en Cehegín, fue la siguiente en intervenir con una ponencia sobre la carne de caza. El turno de la mañana se cerró con Pablo González-Conejero, de La Cabaña-Buenavista; preparó un plato a base de mújol, explicando pormenorizadamente cada uno de los pasos que iba dando para lograr una combinación excelente con el pescado en distintos estados. También preparó un plato con carne, solomillo de vaca, que acompañó de patatas en dos presentaciones pero con un mismo secreto: la cocción de la patata cubierta de una capa de barro. Y para terminar un postre mágico a base de distintas especias combinadas magistralmente por el chef que cuenta con una estrella Michelín.

Calle de tapas

Mientras que esto ocurría en la Casa de Cultura, La Corredera se iba llenando de público que se acercaba a cada uno de los mostradores para elegir su tapa entre más de medio centenar de sabrosos bocados. Vinos de la tierra y cerveza Estrella de Levante sirvieron para regar las viandas y para colaborar, en el caso de la cerveza, de los postres, del jamón y del café con una causa solidaria. Los cuatro patronos de la Fundación Camino de la Cruz que también participan en el evento – Estrella de Levante, Reina, El Pozo y Salzillo – entregarán todo lo recaudado a la asociación APCOM, que atiene a personas con discapacidad intelectual de toda la comarca del Noroeste.

En algunos de los stands se agotaron algunas de las tapas, aquellas que más agradaron al público, que pudo elegir entre el resto de la oferta en cada uno de los mostradores. En grupo, en pareja, en familia… la ‘calle de las tapas’ era un hervidero de personas que se desplazaban de un stand al otro para ir probando ‘de todo’. Para terminar pudieron saborear los postres que se ofrecían en algunos de los stands. El puno final un buen café y para los más atrevidos, un ‘digestivo’ o un combinado, que también los hay.

Más de 350 niños han participado ya en los programas “Mini Gourmet” realizados en la tarde del viernes y durante toda la jornada de ayer. Para hoy hay previsto otros cuatro talleres para los pequeños chef en los que podrán participar hasta un total de 120 chavales.

Cocina conventual

La presencia de dos religiosas, de la congregación de Hospìtalarias Franciscanas de Jesús Nazareno, que se desplazaron desde su convento en Getafe, Madrid, para participar en el evento, despertó un gran interés entre el público. Sor María José, de “Divinos Pucheros” del Canal Cocina, vino acompañada por Sor Josefina Cañas; ambas ofrecieron un showooking que agradó a todos los congregados en la Casa de Cultura. Mientras explicaban como cocinaban rabo de toro con ricas hortalizas y verduras, iban rezando y ofreciendo su testimonio sobre lo experimentado en la Misa del Peregrino en la que habían participado por la mañana en la explanada de la basílica de la Vera Cruz, ‘a pleno sol’ y junto a otro millar de personas. Sor Josefina también habló de cómo se fundó la congregación en el siglo XVII por el beato Cristóbal de Santa Cristina y explicaron cómo cocinan en el convento, donde suelen utilizar recetas ‘de siempre’ que las propias monjas han aportado al entrar en los monasterios. “Son recetas sencillas, con productos de la huerta y que se hacen en las casas de nuestras familias todavía”, subrayó Sor María José.

Tras el primer plato, elaboraron una boronía o alboronía a base de verduras y hortalizas y coronada a la hora de emplatar con un huevo frito. Es una receta andaluza, tierra de origen de las religiosas que nacieron en dos pueblos de la provincia de Córdoba. Y para finalizar, como postre, un flan de zanahoria que dieron a probar al respetable que ovacionó a las religiosas por sus recetas, su testimonio espiritual y por su enorme simpatía.

Fotos

Vídeos