http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

«Gracias por mantener viva la memoria de mi padre»

Cristina (i) y Patricia (d), hijas de Martínez Reina, en el acto ayer./J. F. R.
Cristina (i) y Patricia (d), hijas de Martínez Reina, en el acto ayer. / J. F. R.

El Ayuntamiento nombra Hijo Predilecto al que fue su alcalde entre los años 1987 y 1999, Antonio García Martínez-Reina

JUAN F. ROBLESCaravaca de la Cruz

Nadie muere realmente mientras vive en la memoria de sus amigos. Antonio García Martínez-Reina sigue vivo en el recuerdo de sus vecinos, de sus compañeros y de sus familiares. Cientos de personas del ámbito político y docente se dieron cita ayer para asistir al acto de entrega del título de Hijo Predilecto, a título póstumo, a Antonio García Martínez-Reina, que fue alcalde entre 1987 y 1992.

Sus hijas, Patricia y Cristina, recogieron el nombramiento visiblemente emocionadas y arropadas por el cariño de quienes representaban a todas las instituciones del municipio que se dieron cita para hacer viva la memoria del que fuera primer regidor de la ciudad de la Cruz.

El alcalde, José Moreno, acompañado por la Corporación, hizo entrega del reconocimiento a las dos hijas. Además del regidor, durante el acto tomaron la palabra Germán Sánchez Campos, Luis Gabriel Martínez Elbal y Juan Carlos Gómez Triguero, quienes recordaron sus vivencias junto al homenajeado y hablaron de su trayectoria. La nota musical la puso el guitarrista Antonio Molina García.

Numerosos estamentos y colectivos sociales, festeros y culturales también se adhirieron al expediente para el nombramiento, cuya tramitación finalizó el pasado noviembre con la propuesta elevada a Pleno por el equipo de Gobierno, y aprobada con el voto favorable de todos los grupos políticos municipales.

Antonio García Martínez-Reina nació en 1954 en la caravaqueña cuesta de Don Álvaro. Cursó sus primeros estudios en el colegio de La Consolación y estudió Bachillerato en el instituto Cervantes. Completó la carrera de Maestro y, posteriormente, estudió Pedagogía Terapéutica. Su trayectoria como docente la desarrolló en el colegio público San Francisco, en el colegio de Educación Especial Ascruz y en el Cervantes.

En el año 1987 fue elegido alcalde de Caravaca, cargo que desempeñó durante tres mandatos, impulsando múltiples iniciativas para el desarrollo y modernización del municipio, como la creación de nuevas infraestructuras, viviendas sociales, la revitalización del casco histórico y la adquisición de las Fuentes del Marqués, entre otros proyectos. Su vocación de servicio público se despertó a una edad muy temprana de la mano de su padre, Ginés García Andreu.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos