http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

Una fuerte granizada provoca daños en pedanías de Caravaca

Un vecino recoge granizo de gran tamaño en la pedanía de Barranda.
Un vecino recoge granizo de gran tamaño en la pedanía de Barranda. / D. Salcedo

La tormenta afectó a los cultivos y dificultó el tráfico en Barranda, Singla, Los Prados y otros puntos del Noroeste

JUAN F. ROBLESCARAVACA

El pedrisco hizo ayer estragos en las pedanías altas de Caravaca de la Cruz. En Barranda cayeron bolas de granizo de tamaño similar a un huevo de gallina, destrozando los cultivos de casi toda la huerta. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había activado el aviso naranja ante la posibilidad de fuertes lluvias en el norte de la Región, y las previsiones se cumplieron, al menos en zonas de Caravaca. En Lorca hubo truenos y relámpagos a primera hora de la tarde y también algo de lluvia, pero no se produjeron mayores problemas.

Una carreterra de la pedanía de Navares, llena de granizo. / C. Fomento

Voluntarios de Protección Civil se desplazaron a las zonas afectadas, en las pedanías de Caravaca, para retirar de algunas carreteras las ramas de árboles que cayeron sobre el asfalto, obstaculizando o dificultando el tráfico en algunas vías. Estuvieron achicando agua y barro en los accesos a algunos núcleos de población. También se desplazó a la zona afectada personal de Obras Públicas para facilitar el tráfico.

La tormenta provocó desperfectos en algunas casas rurales de Navares, Singla, Los Prados, Benablón y Caneja, y se vieron afectadas plantaciones de hortalizas y frutales. Será hoy cuando pueda comprobarse el alcance de los daños en la agricultura.

La Sierra de Las Cabras se cubrió con un manto blanco, como si hubiera habido una nevada

A Daniel Salcedo, la tormenta le sorprendió en la pedanía caravaqueña de Barranda, donde había acudido para arreglar la casa familiar de cara al verano. En torno a las 15.45 horas, el cielo se puso negro y comenzó una granizada que, explicó, dejó cristales de automóviles rotos, árboles destrozados y tejas desparramadas por el suelo. «Sonaba como si cayesen piedras», contaba. «El granizo era del tamaño de un huevo». Numerosos vecinos observaban impotentes los daños que la tormenta dejó en sus cultivos. «No hubo tiempo de reaccionar, hemos salido corriendo para recoger los coches y ponernos a cubierto», comentaba un vecino de la pedanía de Los Prados, a quien el temporal sorprendió en plena comida familiar. La tormenta descargó con fuerza en la Sierra de Las Cabras, que se cubrió con un manto blanco como si hubiese caído una nevada, pero con graves consecuencias para la agricultura de la zona.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Pedro Antonio Muñoz, se desplazó a las zonas más afectadas para realizar una seguimiento de los trabajos de los voluntarios de Protección Civil. «Es pronto -comentó- para hacer un balance de los daños, pero está claro que han sido muchos; ahora nos estamos centrando en despejar las carreteras para dejar libres los accesos a las pedanías».

Será a partir de hoy cuando puedan empezar a valorarse las pérdidas en la agricultura

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) amplió la alerta naranja en el Noroeste, si bien con el paso de las horas pasó a alerta amarilla tanto en el Noroeste como en el Altiplano, la Vega del Segura, el Valle del Guadalentín, Lorca y Águilas. El aviso fue desactivado a las doce de la pasada madrugada. Para hoy apenas hay previstos algunos chubascos dispersos, que desaparecerán al inicio de la mañana.

Más

Fotos

Vídeos