http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

Exhuman los restos de un cura para comprobar si en la tumba se hallaba el 'Lignum Crucis'

José Manuel Lorca Planes./LV
José Manuel Lorca Planes. / LV

El alcalde y la hermana mayor de la Cofradía actuaron como testigos del trabajo del forense, que no halló la reliquia

LA VERDADCaravaca de la Cruz

El Obispado de Cartagena no va a escatimar medios con tal de llegar a aclarar algún día el destino de la Sagrada Reliquia de la Santísima y Vera Cruz, el 'Lignum Crucis', desaparecido un lejano febrero de 1934. Así vino a demostrarlo ayer la Diócesis, que junto con el Ayuntamiento y la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, admitió haber exhumado los restos de un sacerdote para comprobar si en el ataúd podía encontrarse la querida reliquia.

En un comunicado difundido ayer, la Diócesis de Cartagena reconocía que, «al haberse extendido el rumor de que en la sepultura de un sacerdote de Caravaca, fallecido el 13 de febrero de 1957, pudiera hallarse la Sagrada Reliquia de la Santísima y Vera Cruz desaparecida, el obispo José Manuel Lorca Planes decretó exhumar los restos de dicho religioso para poder comprobar la veracidad o no del rumor».

Para realizar la exhumación, el obispo nombró una comisión que estaba presidida por Lorca Planes y compuesta por el vicario episcopal de la zona de Caravaca-Mula, Jesús Mondéjar; el canciller-secretario general y notario del Obispado, Tomás Cascales Cobacho; y el médico forense Alfonso Sánchez Hermosilla.

Cementerio municipal

La exhumación de los restos mortales del cura se realizó ayer, pasadas las 16.30 horas, en el cementerio municipal de Caravaca de la Cruz, actuando como testigos el alcalde, José Moreno Medina; la hermana mayor de la Real e Ilustre Cofradía de la Vera Cruz, María del Carmen López Navarro; y familiares del religioso en cuestión. Tras rezar una oración por el eterno descanso del alma del sacerdote, se retiró la lápida y se derribó el muro del nicho. Con sumo cuidado y respeto, el médico forense separó los restos mortales, entre los que no se localizó vestigio alguno de la desaparecida Sagrada Reliquia de la Santísima y Vera Cruz.

 

Fotos

Vídeos