http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

La concejal descarta rescindir el contrato del centro deportivo

El Pleno acuerda con los votos de Cs y PP diseñar una estrategia conjunta para toda la red municipal

JUAN F. ROBLES

El Pleno aprobó en la última sesión una moción presentada por Ciudadanos para dar una solución definitiva para el Centro Deportivo Caravaca (CDC) y que «se acuerde la creación de un plan deportivo municipal en el que se trace una estrategia no electoralista para toda la infraestructura deportiva local».

La propuesta resultó aprobada con los votos a favor de Cs y el PP y las abstenciones de IU y PSOE. Acerca de la situación actual del centro deportivo, la concejal de Deportes, María José Soria, explicó que el Ayuntamiento y la empresa concesionaria están trabajando para que se siga prestando el servicio con normalidad, aunque estudian una serie de mejoras. «Al contrato actual le quedan quince años de vigencia y rescindirlo supondría un alto coste para las arcas municipales», señaló Soria. Añadió que se están dando subvenciones para usuarios para las mensualidades de piscina cubierta y se estudian otras medidas futuras relacionadas con el mantenimiento del campo de fútbol-7.

Por otra parte, la Corporación mostró su rechazo a cualquier manifestación de violencia machista y exigió que se pongan en marcha todas las medidas contenidas en el Pacto Nacional contra la Violencia de Género. El grupo socialista mostró su rechazo, a través de una moción, a cualquier posicionamiento político que ralentice las medidas de protección de las mujeres, y pidió reforzar la lucha contra la violencia machista y la atención a las víctimas. En este sentido, Soria recordó que «el Pacto Nacional contra la Violencia de Género ya ha permitido la ampliación del horario del CAVI de Caravaca de la Cruz y que el Ayuntamiento reciba una subvención de algo más de 5.000 euros para reforzar los programas de prevención».

Tumban la moción del PP

Finalmente, el Pleno abordó otra moción presentada por el grupo popular para aplicar una reducción en el recibo del agua a las familias numerosas, punto que finalmente fue rechazado con los votos en contra del Partido Socialista e Izquierda Unida (IU).

El portavoz del equipo de gobierno, Enrique Fuentes, justificó el voto en contra por «las carencias del texto, ya que nos parece justo que, además del número de hijos, se tenga en cuenta los indicadores de renta, así como la incidencia que en el Plan de Ajuste pueda tener esta bonificación». Actualmente se destinan unos 50.000 euros para bonificar la factura del agua a pensionistas y personas con discapacidad con rentas más bajas que el salario mínimo interprofesional (SMI).