http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg

Caravaca de la Cruz, patrimonio histórico y natural por bandera

Presbiterio de la Basílica de la Santísima y Vera Cruz. Ayto. Caravaca/
Presbiterio de la Basílica de la Santísima y Vera Cruz. Ayto. Caravaca

El municipio cautiva a los visitantes con monumentos, paisajes y experiencias que esconden algunos secretos confesables

BENITO MAESTRE.

La monumental Caravaca de la Cruz acoge a todo aquel que decide conocer sus atractivos, sus recónditos parajes y su devoción cristiana. Una ciudad que precisa de más de una jornada para recorrerla y, tras la visita, los turistas coinciden en que deja huella. La eligen como destino no solo los murcianos sino el resto de españoles y extranjeros, ya que ofrece todo un mundo de posibilidades. De profundas raíces históricas, cuenta con un bello patrimonio arquitectónico, unos paisajes sensacionales y unos vecinos de naturaleza hospitalaria, además de una variada oferta gastronómica y de ocio.

Es un lugar de peregrinaje para el público en general, profese o no la religión católica, ya que se trata de una experiencia única y enriquecedora. Una vez allí, los visitantes pueden contemplar un castillo del siglo XII, reconstruido en el XV por los caballeros templarios, que se sitúa en una de las varias colinas que hoy ocupa el casco urbano. En el interior de esa fortaleza se encuentra una amplia explanada donde se levanta la Basílica-Santuario de la Santísima y Vera Cruz, obra del siglo XVII que responde al estilo impuesto por Juan de Herrera en el Monasterio de El Escorial y que acoge el Museo de la Vera Cruz. El conjunto fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1944.

El resto del patrimonio histórico y cultural se completa con iglesias, ermitas, casas solariegas y edificios civiles. Entre esas joyas, destaca la antigua Iglesia-Convento de San José que, desacralizada y convertida en centro cultural, ha abierto sus puertas recientemente para el disfrute de todos los visitantes. El convento se fundó en 1576 por Santa Teresa de Jesús, quien quiso que su fundación número 12 se realizara en Caravaca, y once años después San Juan de la Cruz fundó el convento de Nuestra Señora del Carmen de los Padres Carmelitas Descalzos.

Es uno de los destinos más demandados del turismo religioso

Otra parada de obligada visita es el paraje natural de las Fuentes del Marqués, conocido como 'el pulmón de Caravaca', a unos dos kilómetros del casco urbano y catalogado como Sitio Histórico. Este entorno paradisíaco posee una extensión de más de 17 hectáreas y consta de cuatro manantiales, considerados los más importantes de la Región de Murcia tanto por su caudal como por la calidad de las aguas.

De este espacio, también destacan las Cuevas del Marqués, situadas sobre una colina a modo de vigía. Son grutas artificiales excavadas en la roca y que datan de la época árabe. Igualmente, el Torreón de los Templarios no pasa desapercibido, principalmente porque alcanza una altura de tres plantas, y dice la imaginería popular que comunica con el santuario a través de un túnel que pasa bajo el río Argos.

Aprovechando el puente de la Constitución, Caravaca viaja un año más al Medievo. Las calles del casco histórico-artístico acogerán la XV edición del tradicional mercadillo medieval, en el que comerciantes de distintos puntos del país, demostraciones en directo, talleres infantiles y grupos de animación llenarán de vida el corazón del municipio. Las previsiones apuntan a que esta nueva convocatoria superará las previsiones de afluencia, dado la simpatía que despierta Caravaca de la Cruz entre la sociedad murciana y provincias limítrofes.

 

Fotos

Vídeos