http://static.laverdad.es/soydecaravaca/menu/img/soydecaravaca-desktop.jpg
OPINIÓN

Los ayuntamientos socialistas de la región hemos reducido en 78,4 millones la deuda financiera

Evoluación deuda financiera. /FUENTE PSOE
Evoluación deuda financiera. / FUENTE PSOE

Al contrario, los municipios gobernados por el PP no solo no han amortizado la deuda a largo plazo sino que la han aumentado en 103,49 millones, según datos del Ministerio de Hacienda

PSOE-PSRM MURCIA

Las elecciones celebradas en mayo de 2015 supusieron un vuelco sin precedentes en la conformación de los ayuntamientos de la Región de Murcia que, durante muchos años, estuvieron gobernados por el PP. El nuevo panorama político trajo numerosos cambios en las administraciones locales, entre otros, la manera de entender la gestión de las haciendas públicas. En los años previos a la crisis económica los presupuestos abultados y ficticios, en relación a los ingresos reales, y el descontrol absoluto del gasto (aplazamientos con la Seguridad Social, préstamos con el Ministerio de Hacienda y entidades financieras) situaron a la mayoría de los ayuntamientos en situación de quiebra técnica. La vía de refinanciar la deuda comercial de los años del «clientelismo» de la derecha, a través de instrumentos financieros, elevaron los saldos vivos de deuda de todas las haciendas locales.

En este sentido, cabe mencionar la infrafinanciación de los ayuntamientos; siendo paradigmático que nuestra Comunidad Autónoma no cuente con una regulación específica con rango de ley que establezca criterios objetivos para la distribución de los recursos económicos que consolide los principios de solidaridad, suficiencia, equidad, transparencia, corresponsabilidad fiscal y garantía de acceso de todos los ciudadanos a los servicios públicos básicos, indistintamente del lugar donde vivan. También, se ha puesto de relieve la dejación de responsabilidades de la Administración Regional en la financiación y gestión de servicios que son de competencia autonómica, que se prestan con recursos de los ayuntamientos (competencias impropias). Durante los años de la expansión económica el gobierno del PP optó por la vía de conveniar los servicios de competencia autonómica con las entidades locales. Ante la caída de ingresos en los presupuestos regionales, el PP optó por no seguir financiando, asumiendo los ayuntamientos la gestión, lo que provocó otra merma en los presupuestosmunicipales a costa de la caída del capítulo de inversiones.

Los ayuntamientos socialistas hemos dedicado enormes esfuerzos para consolidar la disciplina presupuestaria, revisar los gastos corrientes por la vía del ahorro, mantener una relación de deuda sobre ingresos corrientes asumible para la administración, amortizando la deuda financiera a largo plazo, sin que afecte a la calidad de los servicios, y reinvertir el superávit generado por la rigidez presupuestaria en inversiones financieramente sostenibles.

En las localidades gobernadas por el PSOE hay un antes y un después en la gestión de las arcas municipales. En solo tres años hemos reducido en 78.440.000 € la deuda financiera a largo plazo, lo que equivale a un 20% de la cantidad total de dicha deuda en 2015. De los 45 municipios de la región, los 28 gobernados por el Partido Socialista hemos seguido la senda de reducir la deuda financiera siendo una muestra evidente de la gestión eficiente desarrollada por nuestros Alcaldes y Alcaldesas. Al contrario, los ayuntamientos gobernados por el PP no solo no han amortizado la deuda a largo plazo, sino que la han aumentado en 103.492.000, según datos del Ministerio de Hacienda, a fecha 31 de diciembre de 2017 (últimos disponibles).

Estos datos contrastan con la situación financiera de la CARM que, tras 23 años de gobiernos del PP, ha multiplicado por 12 la deuda en la última década, situándola en el 30% del PIB regional. Y además, en el citado período la Comunidad Autónoma aumentó la deuda financiera en 1.957 millones de euros, un 28,62% más, de 2014 a diciembre de 2017.

En suma, la gestión de los gobiernos socialistas ha sido clave para solventar la situación en la que nos encontramos, demostrando que se puede hacer gestión y política de otra manera sin dejar de atender las necesidades de los ciudadanos. En este sentido, hemos saneado las cuentas públicas municipales asfixiadas por herencias envenenadas, y se han revertido situaciones de grave deterioro de las arcas públicas mediante la contención del gasto, reducción de la deuda, revisión de contratos, mejora de la recaudación y aumento de la capacidad inversora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos