'El Roblecillo' le cuesta el puesto a Amador López y empuja a otros tres cargos a dimitir

Con ellos son ya siete los políticos que han renunciado esta semana tras verse salpicados por casos de corrupción

El hasta ayer secretario general de la Consejería de Fomento, y exconcejal de Urbanismo de Caravaca, Amador López, tras presentar su dimisión. / Guillermo Carrión

El subdirector general de Urbanismo y Ordenación del Territorio, José María Ródenas Cañada; la jefa del servicio de Urbanismo de la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo, Margarita Ros Mcdonnell, y el director de gestión del 061, Manuel Alfonso Guerrero Zamora, pusieron sus cargos a disposición de los titulares de Fomento y Sanidad, departamentos a los que están adscritos.

Los cuatro -como desveló ayer La Verdad- están acusados, junto al alcalde de Caravaca de la Cruz, Domingo Aranda, y otra treintena de concejales, ex altos cargos autonómicos y empresarios, de participar de una u otra forma en las gestiones llevadas a cabo para conseguir la recalificación presuntamente irregular de la finca El Roblecillo de Caravaca de la Cruz, de casi 500 hectáreas. Algo que iba a permitir la construcción de 8.000 viviendas y un campo de golf.

Valcárcel, como presidente del PP, no quiso aceptar ayer la renuncia del alcalde de Caravaca

El alcalde de Caravaca, Domingo Aranda, se reunió a primera hora de la mañana con el presidente del Partido Popular, Ramón Luis Valcárcel, y le comunicó su decisión de poner su cargo a disposición del partido, pero Valcárcel no aceptó su renuncia. Aranda se encontró por la tarde con todos sus concejales en un restaurante a las afueras de Caravaca.

Con las renuncias, ayer, de los cuatro altos cargos de la Administración regional, son ya siete los responsables políticos y altos funcionarios que se han visto obligados a renunciar a sus puestos esta semana al verse salpicados por casos de corrupción. El pasado martes, Mariola Martínez, directora del Instituto de Turismo; Reyes Samper, directora del Info; y José Fidel Saura, jefe de gabinete de la Consejería de Industria y Turismo, renunciaron a sus puestos apenas unas horas después de haber tenido que testificar ante la Guardia Civil en relación a la 'Operación Púnica', la mayor redada hasta la fecha contra la corrupción en España. Las siete renuncias se producen después de que el presidente de la Comunidad, Alberto Garre, se comprometiese el lunes a apartar de su Gobierno a todos los afectados por la 'Operación Púnica'.

El primero en dar un paso atrás ayer y presentar su dimisión fue el secretario general de la Consejería de Fomento y Obras Públicas, Amador López, apenas unas horas después de conocerse su imputación, junto a otras 30 personas, en el 'caso El Roblecillo'. Tras poner su cargo a disposición del consejero Campos, Amador defendió su inocencia y honorabilidad e insistió en «poner la mano en el fuego» por todos los acusados. «Dimito en el ejercicio de mi responsabilidad; no quiero contribuir a que se vea lastrado o perjudicado el nombre del Gobierno, pero puedo dar fe de la legitimidad y buena labor en el plan urbanístico (de Caravaca) en general y en El Roblecillo en particular. Siempre se actuó de muy buena fe y pensando en los intereses generales», reivindicó.

El 'caso Roblecillo' investiga la presunta recalificación ilegal de una finca de 500 hectáreas en la pedanía caravaqueña de Archivel. La operación permitía la construcción de 8.000 viviendas y un campo de golf, que nunca llegaron a ejecutarse. López participó en dicho proceso, ya que durante su desarrollo formaba parte de la Corporación municipal de Caravaca de la Cruz como concejal de Urbanismo.

A la renuncia de Amador López siguieron unas horas después la del subdirector general de Urbanismo y Ordenación del Territorio, José María Ródenas Cañada, y la de Margarita Ros Mcdonnell, jefa del servicio de Urbanismo de la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo. El consejero de Fomento se tomará este fin de semana para meditar si acepta o no las renuncias, aunque parece más que probable que lo haga al menos en el caso del subdirector general, por tratarse de un cargo político de libre designación. Ya por la tarde, el director de gestión del 061, Manuel Alfonso Guerrero Zamora, puso su cargo a disposición de la Consejería de Sanidad. Fuentes de este departamento explicaron que la consejera Palacios no decidirá hasta el lunes si acepta o no su dimisión. Manuel Alfonso Guerrero era director general de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo cuando en 2006 la Comunidad otorgó la aprobación definitiva al Plan Parcial El Roblecillo. Está imputado por prevaricación.