El Oficial Jefe de la Policía Local presenta su renuncia al alcalde y pide su reingreso en la Guardia Civil

Aranda ha aceptado la renuncia de Jesús Fernández que seguirá al frente hasta que se produzca el cese definitivo

Jesús Fernández Bolaños. LV

Las irregularidades de tipo administrativo detectadas en la gestión del depósito municipal de los vehículos retirados de la vía pública, fue la primera cuenta de un rosario de denuncias que sobre el funcionamiento de la Policía Local ha ido presentando el grupo municipal socialista, que decidió enviar a la fiscalía la información relacionada tanto del "caso de los coches" como otras presuntas irregularidades que han ido apareciendo posteriormente. En un primer momento, el Ayuntamiento abrió una investigación interna que dio lugar a un posterior expediente que fue paralizado tras abrir diligencias previas la Fiscalía y decidir el Equipo de Gobierno remitir a los Juzgados de Caravaca toda la documentación que se había recopilado.

Fernández Bolaños, en declaraciones a este diario confirmó que los motivos que le habían llevado a presentar su renuncia han sido el cansancio acumulado por la presión que sobre su gestión se ha venido ejerciendo en los últimos meses, la "manipulación de la que ha sido objeto toda la información que se ha ido facilitando" y el hecho de haberse sentido 'juzgado públicamente' junto a las calumnias e injurias que se han vertido sobre él. "Es una renuncia voluntaria y está supeditada a que se acepte mi reingreso a la Guardia Civil", señaló.

Esta misma semana, la Junta de Gobierno decidió suspender de empleo y sueldo al Sargento de la Policía Local, José Antonio Caro, tras conocerse los datos sobre la anulación a sí mismo y a sus familiares, de 25 denuncias a lo largo de los últimos seis meses.

Por otra parte, desde el PP se denunciaba ayer "que los grupos de la oposición han promovido una campaña de manipulación con la que se está intentando crispar la vida política municipal". El portavoz popular, Pedro Vilches, afirmó, refiriéndose a los incidentes del último pleno, que "la oposición convocó a un reducido número de personas que se mezclaron entre público habitual con el objetivo de boicotear las intervenciones de los miembros del Partido Popular". En el PP afirman que "asistimos a una maniobra concertada por los grupos de la oposición que tiene como objetivo crispar a la ciudadanía y dañar la imagen de la institución municipal. Para ello, están tratando de confundir con acusaciones falsas y calumniosas que difunden cobardemente a través de perfiles en redes sociales y mensajes a móviles".