Lorca Planes presidió los actos de la Festividad de la Exaltación de la Cruz

La Junta Representativa propuso el nombramiento de Pedro Ballester como Hermano Cofrade de Honor

El obispo impuso la cruz de cofrades a un centenar de nuevos hermanos. JFRobles
QUINARIO 2013


El tañido de las campanas desde los campanarios de las iglesias de la localidad anunciaba de madrugada que la Ciudad de la Cruz se disponía a vivir con intensidad esta jornada festiva en torno a su Patrona. La Sagrada Reliquia quedó expuesta en su capilla después de la misa de la mañana y se realizaron turnos de vela en los que participaron los hermanos cofrades. Poco antes de las 7 de la tarde, el estallido de los cohetes sobre el cielo de la localidad, junto a la música, rubricaban que Caravaca celebraba la Exaltación de la Vera Cruz.

Lorca Planes fue recibido a las puertas de la basílica por el Hermano Mayor de la Cofradía de la Vera Cruz, Pedro Pozo, y el alcalde de Caravaca, Domingo Aranda. Mientras tanto cientos de cofrades abarrotaban el interior del templo. Entre las autoridades que participaron en la ceremonia se encontraba el  director de la Academia General del Aire, el coronel Emilio Juan Gracia, junto al teniente de la Guardia Civil, José Antonio López, y el Oficial Jefe de la Policía Local,  Jesús Fernández. Concejales de los grupos políticos con representación municipal así como miembros de la Judicatura también estuvieron presentes en las celebraciones.

La eucaristía presidida por el obispo, fue concelebrada por el vicario de la zona Caravaca-Mula, Jesús Aguilar y por varios sacerdotes. En la homilía, Lorca Planes tuvo palabras para el capellán, Pedro Ballester, a quien mostró su agradecimiento por los cuarenta años que ha estado "a los pies de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca". Monseñor también habló de la Cruz como fuente de salvación. 

Durante el transcurso de la ceremonia, el secretario de la Cofradía, Juan José Avilés, dio lectura al acuerdo adoptado por la Junta Representativa para iniciar el expediente para nombrar a D. Pedro Ballester, hermano cofrade de honor, que fue refrendado por los presentes con un fuerte aplauso. La propuesta será sometida a la consideración de los hermanos cofrades en un próximo cabildo.

Nuevos hermanos cofrades

Durante la eucaristía se procedió a imponer la cruz de hermano cofrade a más de un centenar de fieles, algunos llegados de otras localidades de la región y desde otras comunidades autónomas. Cada vez son más los fieles de otras diócesis españolas que solicitan ser 'hermanos de la Cruz'. Al finalizar la eucaristía, dio comienzo la procesión que se inició en el interior del templo, con la Vera Cruz bajo palio y custodiada por varios componentes de la compañía de Armaos. Los representantes de las kábilas moras, los grupos cristianos y las peñas caballistas, portando sus banderas y estandartes, se incorporaron al cortejo procesional que recorrió la parte externa de las murallas que rodean la basílica.

Al regresar al interior de la explanada se realizó el ritual de la Bendición de los Campos, derramando la protección de la Sagrada Reliquia hace los cuatros puntos cardinales desde varios puntos de la muralla. Mientras la Vera Cruz regresaba la Basílica un pequeño castillo de fuegos artificiales recordaba a toda la población la festividad de su Patrona.