Dos juzgados de Caravaca y Murcia se declaran no competentes para investigar una compra de cobre robado

El caso ha llegado a la Audiencia Provincial de Murcia que tendrá que resolver este contencioso

Esta situación tuvo su origen en septiembre de 2010, cuando el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Caravaca de la Cruz abrió unas diligencias por la supuesta comisión de un delito de incendio en montes de Calasparra.

Dentro de las investigaciones llevadas a cabo, la Guardia Civil descubrió indicios que hacían sospechar que el fuego había sido provocado para distraer la atención de los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y poder así sus autores dedicarse con mayor impunidad al robo de cobre.

Las gestiones de la Guardia Civil permitieron conocer también que en un almacén ubicado en la pedanía murciana de Cabezo de Torres, conocido por "Desguaces Hijos del Rojo", se podía estar recibiendo material procedente de robo, entre ellos, cobre.

La actuación sobre sus tres responsables -a los que defiende el letrado Raúl Pardo-Geijo Ruiz- permitió también conocer que en estas instalaciones se podía haber cometido, presuntamente, otro delito, en concreto, contra la Hacienda Pública, por el impago de los impuestos debidos.

El Juzgado número Uno de Caravaca de la Cruz acordó remitir a los Juzgados de Murcia lo relativo a los supuestos delitos de receptación y contra la Hacienda Pública, pero el Juzgado número Cinco, al que correspondió el asunto por reparto, no se consideró competente y devolvió la causa para que siguiera conociendo de la misma el primer órgano jurisdiccional citado.

Ante la situación creada, con dos jueces que no se consideran competentes para investigar los hechos, el Juzgado de Caravaca de la Cruz ha llevado el caso a la Audiencia Provincial de Murcia, para que resuelva este contencioso.