Lidia Melgares, premio a la Mujer Empresaria 2013

Su oficina de farmacia en la plaza del Ejido es punto de encuentro para el barrio de San Francisco

DÍA DE LA MUJER

 La actividad fue presentada por Carmen Teresa Gutiérrez. Hasta el Salón de Plenos se acercaron para acompañar a la homenajeada, familiares, amigos, vecinos y las trabajadoras de la oficina de Farmacia que Lidia Melgares tiene en la plaza del Ejido, en el barrio de San Francisco.

Con la entrega de este premio se clausuraron las actividades que se han venido celebrando en Caravaca con motivo del Día Internacional de la Mujer, "pero no nuestro trabajo - declaró Carmen Ruiz - ya que más que nunca debemos reafirmarnos en la defensa de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, con el objetivo de alcanzar la igual real y efectiva, para el beneficio del conjunto de la sociedad". La edil añadió que "para remontar esta situación de crisis que vivimos no se puede prescindir de la capacidad que aportan todas las personas, mujeres y hombres.

La actividad contó con la aportación artística y musical de Andrea Romera y Leticia López, sobrina e hija de Lidia Melgares. Interpretaron a dúo (flauta y piano) varias piezas musicales que complementaron el acto dándole mayor emoción en algunos momentos.

Gómez destacó en su intervención la importancia del reconocimiento que suponía el de muchas mujeres que como Lidia decidieron 'primero estudiar y más tarde poner en marcha su propia empresa'. El concejal bromeó con una anécdota sobre las farmacias de guardia, "parece que mis hijos se ponen enfermos cuando está de guardia su farmacia, la más lejana de los servicios de urgencia, será porque prefieren ser atendidos por Lidia".

En la segunda parte del acto, mientras se proyectaban imágenes de Lidia Melgares desde que era un bebé hasta la actualidad, Carmen Ruiz realizó la semblanza de la premiada de este año. Recordó que Lidia nació en el barrio medieval, en las faldas del Castillo. Fue muy precoz en el aprendizaje de la lectura a la que accedió con apenas 3 años de edad "ya entonces leía en los misales de las celebraciones eucarísticas"; mientras realizaba los estudios primarios ya destacaba por su predisposición a participar en actividades de teatro, rondallas... y también se le daba muy bien la redacción. Durante el bachillerato compatibilizó los libros con la guitarra, los coros y danzas y, de nuevo, el teatro.

Licenciada en Farmacia, en la especialidad de rama sanitaria y análisis clínicos, trabajó en el ambulatorio de Caravaca y también en el Hospital Comarcal del Noroeste. A principio de los años 90 abre su oficina de Farmacia, tras una permuta con una compañera lorquina, en la Cuesta del Calvario en el Barrio de San Francisco. Diez años más tarde consiguió el traslado a la plaza del Ejido. Actualmente en la farmacia trabajan a cuatro personas, aunque en algunas etapas han llegado a ser seis. La localización de la oficina en el Barrio de San Francisco, ha permitido una relación especial con la clientela, "de tal forma que no solo es un sitio para despachar medicamentos  - afirmó la concejal - si no que se atiende de una forma muy personal, se conoce el historial médico y personal de cada paciente, y se presta apoyo profesional y personal, de manera desinteresada, a las personas más desfavorecidas y necesitadas".