Todos salieron a hombros en la reapertura de la plaza de toros

La plaza tuvo menos de un cuarto de entrada

Por la puerta grande. SdC
NOVILLADA

Se lidiaron cuatro utreros y dos erales de la ganadería de José García Guillén, bien presentados y de buen juego a excepción del cuarto, bronco y con guasa.

Miguel Ángel Moreno demostró tener aprendido el oficio, luciéndose en el primero y pudiéndole al segundo, al que le tuvo que presentar cara. Al primero, que mató de entera, le cortó las orejas. Del segundo consiguió un apéndice meritísimo por la condición del astado.

José Ángel Fuentes hacía su presentación con picadores, anduvo desconfiado con su primero al inicio de faena. Después se afianzó, aunque algo reservón. De cada uno de sus oponentes obtuvo una oreja, lo que le valió la puerta grande.

El becerrista ceheginero Fernández de la Torre derrochó valor y sabiduría en la lidia de su primero e hizo un toreo variado muy aplaudido. Con series en redondo en el centro del ruedo. Con los aceros perdió un gran triunfo, pues se quedó en una oreja como premio. Otra obtuvo de su segundo por el tesón y las ganas.

La plaza tuvo menos de un cuarto de entrada. Los tres espadas salieron a hombros