A los pies del Nazareno

Miles de personas visitaron la ermita de Santa Elena para el tradicional "besapié" a Nuestro Padre Jesús

Junto al beso, una oración, un recuerdo para los que no están, una ofrenda y el cariño de un pueblo. JFRobles
PRIMER VIERNES DE MARZO

 La ermita de Santa Elena, abierta durante toda la jornada, fue nuevamente escenario y testigo del cariño que la Ciudad de la Cruz profesa a la imagen del 'Nazareno'. Un beso y una oración bastaron para expresar el afecto a la imagen de Jesús, que hace unos días fue trasladada, en procesión, desde la parroquia de El Salvador hasta la ermita de Santa Elena.

Vecinos del popular barrio del Hoyo y de otras zonas de la localidad dirigieron sus pasos hasta este pequeño templo situado en el corazón del casco antiguo de Caravaca. Las filas de fieles se hicieron más numerosas en la tarde noche del viernes. Acabadas las tareas laborales, familias completas se postraron ante Nuestro Padre Jesús.

El Señor del Balcón

Muchos fueron los fieles que, bien antes o bien después de visitar la ermita de Santa Elena, dirigieron sus pasos hasta la iglesia de La Concepción para rezar ante la imagen del Señor del Balcón, el Cristo de Medinaceli. Esta devoción ha calado hondo en muchos feligreses de esta parroquia que rezan ante la imagen de Jesús que procesionará en la mañana de Viernes Santo portada en andas por la Cofradía del Cristo de la Misericordia.