Besos caballistas a la Vera Cruz

El Resplandor correrá en primer lugay el Panterry será el último

Las Amazonas ofrecen sus ramos de flores al capellán. JFRobles
MISA OFRENDA DEL BANDO DE LOS CABALLOS DEL VINO

Como viene siendo tradicional, los caballistas subieron en andas la imagen de Santa Elena, desde la parroquia de El Salvador hasta el Castillo; los representantes de las peñas portaban sus estandartes y las Amazonas, Laura Pérez y Nuria Castillo, junto al Caballista del Año, Salvador García, ocupaban lugares destacados en la cormitiva que recorrió las calles principales de la localidad antes de encarar la empinada subida hacia la Basílica Santuario de la Vera Cruz.

La misa fue oficiada por el capellán, Pedro Ballester, que durante la homilía se refirió al sentimiento, a la pasión y al sufrimiento, como tres de las principales características del festejo de los Caballos del Vino, del que es profundamente conocedor; también hizo un análisis de los diferentes tipos de personas que participan en la fiesta, "se puede ser gente, público o pueblo", para señalar más tarde que "nosotros somos el 'pueblo' de la fiesta". Se refirió también al cariño y a la veneración a la Vera Cruz que siente Caravaca y que ha ido generando rituales que se han perpetuado en el tiempo dando origen a festejos como el de los caballos del vino.

El sacerdote, emocionado, realizó la bendición final con la Sagrada Reliquia mientras que los caballistas y el resto de festeros que asistían a la ceremonia cantaban el Himno a Caravaca de la Cruz, único momento del año en el que se interpreta en presencia de la Vera Cruz durante una celebración eucarística.

El 'sorteo'

Al finalizar la misa, tuvo lugar el tradicional sorteo del orden de carrera para la mañana del Dos de Mayo. Primero se realizó el sorteo de los pony's y posteriormente el sorteo entre las peñas, que al igual que el año pasado se realizó entre todas sin separar los caballos del manto nuevo de los de manto viejo. El caballo de la Peña "El Resplandor" será el primero en disputar la carrera mientras que el de la peña "Panterry" será el último. El ganador de la edición del año pasado, "Ambicioso" correrá con el número 14. El orden no es determinante pero condiciona el desarrollo de la carrera que se realiza contrarreloj; saber cómo han quedado los rivales más directos permite saber cuál es el tiempo a batir mientras que, por otra parte, correr cuando la Cuesta esté más despejada de público, los primeros puestos, puede ser una circunstancia a favor ya que hay un menor riesgo de posibles accidentes.