La Media Luna brilló en el Día del Moro

Las kábilas llenaron de fiesta la ciudad con la música de charangas y batucadas

Sultanes Infantiles, Sultanes, Moro del Año y Presidente, por La Corredera. DULCE Mª FERNÁNDEZ
DÍA DEL MORO

Los Sultanes Moros, David Re y Myriam Agudo, encabezaron el primer pasacalles, acompañados por el presidente del Bando Moro, Herminio Montiel, y el Moro del Año, Alfonso de la Cruz López. El itinerario se inició en la plaza Tuzla recorriendo varias zonas de la ciudad para 'recoger' a los Sultanes Infantiles, Carlos Fernández y Rocío Sáez, y continuar después hacia Ciudad Jardín donde a mediodía se congregaron las kábilas para disfrutar del ambiente y de las tapas preparadas por los establecimientos de la zona, entre ellas los 'pinchos morunos' que no podían faltar en el Día del Moro.

A primera hora de la tarde, las kábilas, con el acompañamiento de charangas y batucadas se dirigieron a sus refugios para reponer fuerzas. Apenas un par de horas y la fiesta regresó a las inmediaciones de Ciudad Jardín. La música festera se adueñó de la zona. En plena calle se montó una discoteca con 20.000 vatios de sonido y una iluminación especial aderezada con música disco. La partitura no cambió, los sonidos festeros sonaron para hacerse oír en toda la región, anunciando que las fiestas están muy próximas.

Adaptarse a las circunstancias es seguro de supervivencia y el Bando Moro instaló una pantalla gigante para que moros, cristianos, caballistas y festeros pudieran seguir, en directo, el clásico entre Barça y Madrid. Todo colaboraba para ganar el partido más importante, el de la fiesta, y en esto, en Caravaca no hay duda: todo el mundo es festero, sin distinción de colores.

El programa se prolongó por la noche con las cenas en refugios y establecimientos de hostelería de la localidad. Todo impregnado de música, ritmo y alegría, y con una climatología favorable que no deslució ninguna parte del programa.