FLORES DE LA MEDIA LUNA PARA LA VERA CRUZ

Sultanes Infantiles, Sultanes, Moro del Año y Presidente, durante la ofrenda floral. JFROBLES
MISA OFRENDA DEL BANDO MORO

La ceremonia tuvo lugar en la Real Basílica Santuario de la Vera Cruz y estuvo presidida por el religioso benedictino Francisco Vivancos, coadjutor de la parroquia de El Salvador. La comitiva festera junto a las autoridades se reunieron en el plaza del Arco, donde se celebraba el Mercado del Peregrino, para iniciar juntos la subida hacia el cerro del Castillo.

Tras la subida hasta la cima del monte donde se levanta la fortaleza que domina la ciudad, se inició la ceremonia que contó con la participación del Coro Arsis. Esta eucaristía forma parte del ciclo que los colectivos festeros realizan cada año en las semanas previas a las Fiestas de la Vera Cruz. En el centro del crucero de la iglesia estaban situados los Sultanes Infantiles, Carlos Fernández y Rocío Sáez, junto a los nuevos Sultanes Moros, David Re y Myriam Agudo. Detrás de ellos el presidente del Bando Moro, Herminio Montiel, y el Moro del Año, Alfonso de la Cruz López.

En la homilía, el sacerdote se refirió a moros y cristianos, como los continuadores de aquel cortejo que en el siglo XIV acompañaba a la Sagrada Reliquia al ritual de la Bendición de las Aguas. También habló sobre la celebración de la festividad de la Divina Misericordia, auspiciada por el beato Juan Pablo II.

En el ofertorio, los representantes de las kábilas que integran el Bando Moro, así como las subkábilas, ofrecieron sus ramos de flores como símbolo de cariño y veneración a la Sagrada Reliquia. En la que también participaron el secretario general de la Comisión de Festejos, Alfonso Morenilla; el concejal de Festejos, José Francisco García; el festero del año, Pedro Guerrero; el capitán de la Guardia Civil, Luis Belda; el hermano mayor, Pedro Pozo, y el alcalde de la ciudad, Domingo Aranda.

La celebración religiosa cerraba las actividades del primer fin de semana de un intenso ciclo de tres, en los que los bandos que componen la Comisión de Festejos, desarrollan una frenética e intensa actividad festera, salpicada de actos religiosos, festivos y lúdicos que llevará en volandas a la localidad hasta los últimos días del mes de abril y que sirven de preparación para las Fiestas de Mayo.